La actriz estadounidense Leighton Meester, protagonista de la serie "Gossip Girl", demandó a su madre por el uso indebido de un dinero que debía destinarse a los cuidados médicos de su hermano.

Según informa hoy la edición digital de la revista People, la madre de la actriz, Constance, empleó los 7.500 dólares mensuales que le enviaba su hija para operaciones de cosmética, uso de bótox, extensiones de pelo y otros gastos personales, hizo constar la actriz en su demanda.

El dinero debía emplearse en sufragar los costes económicos de una serie de tratamientos no revelados para Lex, el hermano de la actriz.

"Toda esta situación ha sido realmente dura para Leighton", afirmó una fuente a la publicación. "Su única preocupación siempre ha sido cuidar de su hermano. Siempre ha tenido una relación muy estrecha con él y con su padre. Es una chica dulce, se preocupa por su trabajo, sus amigos y su familia", añadió.

Los padres de Meester están divorciados y Constance, según la demanda de la actriz, se niega a trabajar y espera que la "sostenga económicamente".

La intérprete, de 25 años, asegura que su madre la amenazaba con demandarla por una cantidad de tres millones de dólares si no elevaba la cantidad económica a 10.000 dólares mensuales, cantidad que supuestamente habían pactado en un acuerdo oral, según su madre.

No es la primera vez que la madre de la actriz tiene problemas con la Justicia. En la década de 1980 fue declarada culpable de ayudar a un narcotraficante a pasar contrabando desde Jamaica a EE.UU.

Durante el proceso, Constance dio a luz a Leighton en un hospital de Forth Worth (Texas) y pudo cuidar de ella durante tres meses en un centro de rehabilitación antes de regresar a prisión.

La actriz está actualmente en la cartelera de Estados Unidos con "Monte Carlo", una comedia juvenil protagonizada por Selena Gómez.