Irán pretende que Alemania detenga y procese al líder del grupo armado independentista kurdo Partido para una Vida Libre en el Kurdistán (PJAK), Rahman Hayi Ahmadi, que reside en ese país, informaron hoy los medios locales.

Según la agencia oficial IRNA, el ministro de Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, dijo anoche, al término de una reunión del Gobierno, que Irán quiere presentar pruebas a las autoridades alemanas sobre la presencia en territorio germano del jefe del PJAK, que Teherán considera un grupo terrorista.

Salehi añadió que, en una conversación telefónica el sábado con el responsable alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, instó al Gobierno de Berlín adoptar medidas contra las actividades del PJAK y le solicitó que procesen al jefe del grupo, que reside en Alemania.

"Irán no quiere que miembros del PJAK, como Hayi Ahmadi, hagan de Alemania un lugar seguro para planear sus actividades terroristas", insistió el ministro iraní, quien afirmó que su colega alemán le pidió pruebas.

"Estamos preparando una serie de documentos sobre las actividades terroristas del PJAK en Irán para dárselos al Gobierno alemán", indicó Salehi.

Hace pocos días, en ausencia del Embajador alemán en Teherán, el Ministerio de Asuntos Exteriores iraní convocó a la encargada de negocios de ese país para manifestarle su preocupación por la presencia de dirigentes del PJAK en Alemania.

Hace una semana, los Guardianes de la Revolución, un cuerpo especial de las Fuerzas Armadas iraníes, informaron de que habían desmantelado una base del PJAK en el noroeste del país, junto a la frontera con Irak, y que habían atacado y ocupado tres campamentos del grupo en territorio iraquí.

Según el general Mohammad Pakpour, jefe de la infantería de los Guardianes de la Revolución, en la operación, que aseguró que continuaría hasta la "aniquilación total" del grupo, fueron "masacrados docenas" de combatientes del PJAK y resultó muerto un miembro de los Voluntarios Islámicos (Basiji) iraníes.

El viernes pasado, según señaló hoy la página web de la emisora iraní HispanTV, seis miembros del Cuerpo de Guardianes de la Revolución resultaron muertos en esa región noroccidental durante la operación contra el PJAK.

La milicia del PJAK es una escisión del principal movimiento independentista kurdo, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), implantado sobre todo en Turquía.

Las tropas iraníes habían bombardeado con frecuencia los campamentos del PJAK, que tiene sus bases en el Kurdistán iraquí, y amenazado con proseguir los ataques. EFE