La vacuna contra la varicela ha hecho caer drásticamente las muertes por esta enfermedad, particularmente entre los niños, afirma un nuevo estudio federal que proclama una importante victoria para la salud pública.

Los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) concluyeron que las muertes por varicela cayeron de un promedio de 105 al año a 14 después de que la vacuna ha estado disponible por una docena de años.

Los fallecimientos disminuyeron entre personas de todas las edades, pero se redujeron más entre los niños.

"Es muy alentador ver la erradicación casi total de las muertes por varicela en este país", dijo Jane Seward, una funcionaria de los CDC y coautora del estudio. Ha participado en el programa de varicela de la institución por 15 años.

El informe fue difundido el lunes por la revista Pediatrics en su sitio de internet.

La varicela es provocada por un virus y es altamente contagiosa. Los síntomas incluyen una erupción en la piel que genera fuerte comezón, así como fiebre. La mayoría de los niños no sufren más que eso, pero algunos padecen complicaciones como infecciones de la piel, hinchazón del cerebro y neumonía.

Los casos son más severos entre adolescentes y adultos infectados por primera vez. Además, el virus se puede reactivar posteriormente en la vida y provocar herpes, el cual causa muchas molestias.

Aunque rara vez resulta mortal, la varicela era muy común antes de la vacuna. Casi uno de cada 10 niños preadolescentes se infectaban en un año, dijo el doctor Eugene Shapiro, un experto en enfermedades infecciosas en la Universidad de Yale.

En 1995, el gobierno recomendó en un principio que todos los niños recibieran una dosis de la vacuna contra la varicela. La dosis resultó ser eficaz en 86% de los casos, y ahora se recomienda una segunda dosis.

El nuevo estudio de los CDC examinó registros de defunciones atribuidas a la varicela a nivel nacional. Durante los cinco años antes de la vacuna, un promedio de 105 norteamericanos morían por el virus cada año. En 2007 — doce años después de la vacuna — el saldo anual se había desplomado a 14, y la mayoría de los decesos fueron adultos.

La vacuna merece reconocimiento por la disminución de las muertes entre los niños, dijo Seward. Pero es probable que también sea responsable por la caída de las muertes entre los adultos porque hay menos niños infectados que puedan transmitir la enfermedad a los adultos, agregó.

___

En línea:

CDC: http://tinyurl.com/chickenpoxinfo