Un importante cabecilla de una banda de narcotraficantes fue asesinado por sus propios hombres en una zona del noroeste colombiano, reveló el lunes la policía.

El cadáver de Angel de Jesús Pacheco, de 37 años y conocido con el alias de "Sebastián", apareció en una zona rural del municipio de Cáceres, en el departamento de Antioquia, a unos 350 kilómetros al noroeste de Bogotá.

Unidades policiales y del ejército hallaron el cuerpo luego de recibir una llamada la madrugada del lunes de sujetos que se identificaron como miembros de la banda y que manifestaron que ellos mismos habían asesinado a Pacheco, dijo en diálogo telefónico con AP el coronel José Gerardo Acevedo, comandante policial en Antioquia.

"En la madrugada de hoy llaman dos bandidos que cuidaban a Angel de Jesús Pacheco, alias 'Sebastián', informando que ellos lo habían asesinado en la zona rural del municipio de Cáceres", aseguró.

Los sujetos que se comunicaron con la policía, no dieron sus identidades, por lo que hasta ahora además se desconocen las razones del asesinato de Pacheco, quien dirigía la banda de narcotraficantes conocida como "Los Rastrojos" que opera en los departamentos vecinos de Antioquia y Córdoba.

Acevedo explicó que por información que ayudara a localizar a Pacheco las autoridades ofrecían una recompensa de 500 millones de pesos (unos 284.000 dólares).

Agregó que Pacheco "era el cabecilla de la banda criminal Los Rastrojos de la subregión del Bajo Cauca Antioqueño, encargado de coordinar actividades como el narcotráfico, homicidios y además hacía desplazar a la gente... Tenía varias órdenes de captura por esos delitos".

En la banda de Los Rastrojo figuran varios subjefes, bajo el mando de los hermanos Javier Antonio y Luis Enrique Calle Serna, alias Los Hermanos Comba. Por información que lleve a su paradero se ofrece una recompensa de 5.000 millones de pesos (unos 2,8 millones de dólares).

Aparte de Pacheco, en la lista de buscados por la policía existe otro alias 'Sebastián': Erick Vargas Cardona, jefe de la temible banda de narcos la Oficina de Envigado y por datos que lleven a su captura existe una recompensa de al menos 2.000 millones de pesos (más de 1,1 millón de dólares).