Las empresas automotrices de Japón informaron sobre cifras mixtas en la producción de vehículos en momentos que la industria trata de recuperarse del desastre del 11 de marzo, un terremoto seguido por un maremoto.

Algunos como a Nissan, les va considerablemente mucho mejor que a otros.

Nissan Motor Co. fabricó 419.831 vehículos a nivel mundial en junio, con alza del 18,5% con respecto al mismo mes del año previo. Agregó que la cifra constituye un récord histórico para un solo mes.

Su producción en Japó aumentó 1,8% a 102.390 unidades gracias a la creciente demanda por los modelos Juke y Rogue. Las ventas a nivel mundial aumentaron más del 13% y las exportaciones crecieron al 25%.

Por separado, el fabricante de Yokohama reveló planes de expandirse agresivamente en el sudeste de Asia dentro de los próximos seis años. Tiene previsto más que triplicar sus ventas hasta 500.000 vehículos en la región, que incluye Tailandia, Indonesia, Malasia, las Filipinas y Vietnam. Asimismo tiene previsto tener un 15% del mercado bursátil para fines del 2016, un aumento del 6% registrado el año pasado.

"Mientras la demanda de automóviles ha venido aumentando rápidamente en los mercados emergentes, tenemos previsto que abarcará más de la mitad de las ventas mundiales", destacó Toru Hasegawa, presidente de Nissan Motor Asia Pacific Co. y Nissan Motor Thailand, en una declaración.

Entretanto la producción mundial de Toyota bajó 9,2% a 593.39 vehículos. El resultado viene a ser una gran recuperación del descenso del 49% que registró en mayo. Toyota Motor Corp. pronostica un retorno a una producción plena para fines de año.

Honda Motor Co. atraviesa por dificultades. Su producción mundial bajó en junio en 44,5% a 168.373 vehículos.

Las ventas a nivel nacional descendieron en un 36% y sus exportaciones cayeron en más del 60%.