El presidente Rafael Correa aseguró el lunes que "no dará marcha atrás" en el juicio contra el diario El Universo en un proceso por injurias que en primera instancia emitió una sentencia de prisión para su ex editor de opinión y tres directivos así como el pago de una indemnización por 40 millones de dólares.

"Este soldado de la revolución ciudadana no dará marcha atrás hasta que judicialmente brille la verdad (en el juicio)", manifestó Correa durante un discurso con ocasión de la conmemoración de la fundación de Guayaquil.

En su intervención cuestionó: "¿a quién se le puede ocurrir acusar al presidente de la República de asesino, de criminal de lesa humanidad, en base a hechos imaginados?. Eso no es opinión, es injuria, calumnia, difamación".

Y añadió que "si robar un celular, un carro o asaltar una casa significa prisión, prefiero que me roben el celular, mi casa, mi carro juntos, a que me roben mi honra. Eso es lo más preciado que tiene un ser humano y si hasta robar un celular América prisión, robar la dignidad, la honra... la reputación de una persona también debe ameritar cárcel".

La semana pasada el juez Juan Méndez condenó a tres años de prisión a ex columnista Emilio Palacio y a los directivos de El Universo, César, Carlos y Nicolás Pérez, que en conjunto deben pagar 30 millones de dólares. Los otros 10 millones corresponden al rotativo, además de otros dos millones de dólares por costas procesales.

Tras conocer el fallo, tanto abogados del mandatario como los del diario indicaron que apelarán, los primeros porque la indemnización solicitada era por 80 millones de dólares, y los segundos alegando errores "muy graves" en la aplicación de la ley.

El problema entre Correa y el diario inició tras la publicación el 6 de febrero anterior de un artículo en el que Palacio acusaba a Correa, entre otras cosas, de "haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente".

Se refería al operativo del 30 de septiembre del año pasado que efectuaron militares para liberar a Correa luego de ser secuestrado y retenido por policías en un hospital de la institución, acción que el mandatario consideró un intento de golpe de Estado.

EL Universo ofreció el martes publicar una rectificación en los términos y el espacio que disponga Correa a fin de que termine el proceso judicial, pero el presidente no aceptó.

A esta demanda se sumó otra del gobernante contra los periodistas Juan Carlos Calderón y Cristian Zurita, autores del libro El Gran Hermano, en el que denuncian que Correa sabía de los contratos millonarios entre su hermano Fabricio Correa y el Estado, lo que está expresamente prohibido por ley.

Los contratos habrían sido suscritos entre 2007 y 2009.

Correa, que comenzó su mandato en enero de 2007, ordenó terminar esos acuerdos en junio de 2009 y ha negado que estuviera al tanto de los negocios de su hermano mayor.