Los gobiernos de Seúl y Nueva Delhi firmaron hoy un acuerdo de cooperación en energía nuclear que abre las puertas a la exportación de tecnología atómica surcoreana al subcontinente indio, informó hoy la agencia surcoreana Yonhap.

El pacto, formalizado tras un año de negociaciones, fue rubricado en Seúl tras un encuentro entre el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, y la presidenta india, Pratiba Pathil.

Su entrada en vigor otorga un marco legal a la participación de empresas surcoreanas en la construcción de plantas atómicas en la India, algo que la empresa estatal Korea Electric Power (KEPCO) buscaba desde hace tiempo.

En la actualidad la India tiene 20 reactores activos, otros seis en construcción y planea levantar unos 40 más para el año 2032, en proyectos en los que hasta ahora estaban presentes Rusia, Francia y EEUU.

Pese al desastre nuclear ocurrido en marzo en la provincia japonesa de Fukuhima, donde un seísmo y un devastador tsunami desataron la peor crisis en una planta atómica en 25 años, las autoridades indias apuntaron que no se plantean abandonar los proyectos de energía atómica.

Corea del Sur ha incrementado sus esfuerzos para exportar tecnología para centrales nucleares desde finales de 2009, cuando se hizo con un importante proyecto por 18.600 millones de dólares para construir cuatro plantas atómicas en Emiratos Árabes Unidos, tras ganar en concurso a sus rivales de EEUU, Japón y Francia.

Durante su reunión, Lee pidió a la presidenta india la cooperación de su país para que Corea del Sur pueda introducirse en el mercado indio de la energía atómica y en los proyectos para la construcción de infraestructuras, según un comunicado de la Casa Presidencial.

Lee y Patil, que llegó a Seúl el domingo para una visita de Estado de cuatro días, repasaron además el acercamiento entre sus respectivos países en los últimos años y acordaron estrechar aún más los lazos en el sector político, de seguridad y de defensa.

También pactaron mejorar el Tratado de Libre Comercio entre los dos países, que entró en vigor en enero del año pasado, y trabajar para cerrar pronto las negociaciones de varios acuerdos en los ámbitos de aviación, transporte marítimo y doble imposición.