El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que lidera el presidente del país, Hugo Chávez, anunció hoy que el próximo jueves le celebrará su cumpleaños 57 "con la realización en todo el país de la actividad Un Canto al Comandante".

"Recibiremos con alegría un nuevo cumpleaños del presidente con la realización en todo el país de la actividad Un Canto al Comandante, un canto a la vida y a la esperanza, para la recuperación de su salud, un gesto de solidaridad del pueblo de Venezuela con el compañero presidente", dijo en rueda de prensa el diputado Rodrigo Cabezas, dirigente nacional del PSUV.

El onomástico encontrará a Chávez convaleciente de una intervención quirúrgica, el pasado 20 de junio, de un tumor canceroso que ha obligado ha someterlo a sesiones de quimioterapia.

Chávez dijo en una entrevista publicada hoy en el diario gubernamental Correo del Orinoco que la celebración de su cumpleaños, el próximo jueves, será con el pueblo "como nunca antes", aunque no reveló detalles por razones de seguridad.

"El latigazo de la enfermedad ha provocado en mí más voluntad de vivir, de luchar y vencer", señaló.

Cabezas sostuvo a su vez que "el partido de la revolución dará a conocer (próximamente) la hora y los lugares donde se realizará Un Canto al Comandante", celebración que busca desearle una "pronta recuperación para que pueda seguir en la construcción de la patria nueva".

Chávez subrayó en la entrevista está resuelto a llegar hasta 2031 al frente del proceso político que encabeza y aseguró que la enfermedad no le ha hecho pensar un sólo momento en dejar la Presidencia de la República, que ocupa desde febrero de 1999.

"Estoy resuelto a llegar hasta 2031", indicó y remarcó que tiene "razones médicas, científicas, humanas, amorosas, políticas" para ello, por lo que su candidatura para las elecciones presidenciales del próximo año lo tiene "con más fuerza que antes".

Chávez llegó al país el pasado sábado de forma sorpresiva desde Cuba, donde se cometió a quimioterapia, y en el mismo aeropuerto que sirve a Caracas indicó que los médicos no habían detectado células malignas en su cuerpo, aunque aún existe riesgo de un rebrote de la enfermedad.