El Manchester City consiguió vencer 7-6 al Galaxy de Los Angeles en la tanda de penaltis del partido del torneo "Herbalife World Football Challenge" que en el tiempo reglamentario había concluido con empate a 1-1.

El héroe del partido, que se jugó en el Home Depot Center, de Carson (California), ante 24.897 espectadores, iba a ser el portero inglés Joe Hart, que paró el último penalti tirado por A.J. DeLaGarza y luego ejecutó él el suyo para decidir el triunfo.

Hasta que Hart marcó el penalti decisivo, antes se tuvieron que lanzar otros 17 en los que por el Manchester City acertaron, además de su portero, James Milner, Vladimir Weiss, Denis Suárez, el serbio Aleksandar Kolarov, el holandés Niguel De Jong y Saun Wright Phillips.

Mientras que por el Galaxy los jugadores que marcaron sus respectivos tiros de penalti fueron Dan Keat, Chris Birchall, Tod Dunivant, Michael Sthepens, Omar González y Dustin McCarthy.

El partido, que se jugó bajo una temperatura superior a los 34 grados centígrados, tuvo ya de principio las ausencias importantes de los tres mejores delanteros del Galaxy, como son el colombiano Juan Pablo Ángel, Landon Donovan -ambos con experiencia en el fútbol inglés- y Chad Barrett.

De ahí que el equipo inglés fue el que impusiese su dominio desde el inicio que tenía como jugador destacado al delantero español David Silva, auténtica pesadilla para la defensa del equipo angelino que milita en la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS).

La facilidad con la que llegaba Silva hasta el área del Galaxy hizo que diese el primer aviso cuando en una penetración por la izquierda disparase un poquito cruzado ante la mirada del portero del Galaxy, Josh Sounders, que de haber ido a puerta nada hubiese podido hacer para evitar el gol.

El equipo inglés mantuvo la presión sobre la portería del Galaxy y en el minuto 18 el lateral Micah Richards subió al ataque para entrar en el área del Galaxy, donde fue derribado por Greg Berhalter y el árbitro hispano Ricardo Salazar señaló sin dudarlo el punto de penalti.

El italiano Mario Balotelli iba a ser el encargado de lanzar la pena máxima y lo hizo perfecto con potencia para poner al equipo inglés por delante en el marcador con el 1-0 cuando se cumplía el minuto 20.

El propio Balotelli, nueve minutos después, volvió a protagonizar la jugada más clara del partido para que el Manchester City hubiese conseguido el 2-0, pero de nuevo quiso lucirse ante Sounders y no marcó ante la frustración y el enfado del entrenador italiano Roberto Mancini, que de inmediato pidió su cambio.

El jugador italiano al concluir el partido dijo que su acción pensaba que no iba a ser válida porque le habían señalado fuera de juego.

Mientras, el Galaxy no funcionaba en el ataque y sólo el argentino Miguel López acompañó al inglés David Beckham para hacer una triangulación que permitió al delantero Adam Cristman quedarse en posición de marcar, pero su tiro le salió flojo y a las manos de Hart.

Como ya es habitual en este tipo de partidos, los entrenadores de ambos equipos se dedicaron a realizar y si en la primera parte no se pudo ver un buen espectáculo futbolístico, en la segunda fue todavía peor, porque el Manchester City tenía aun más dominio del balón y parecía que iba a ganar sin problemas.

Pero en el minuto 53 el Galaxy logró avanzar en un cambio de juego de Keat que bajó de cabeza Birchall para la llegada de Mike Magee. El delantero se abrió en el espacio y sacó un fuerte remate de pierna izquierda que dejó sin opciones a Hart y consiguió el gol del empate a 1-1 con el que iba a concluir el tiempo reglamentario.

El empate iba a dar algo más de emoción a las acciones de ambos equipos, pero que carecieron de calidad y peligro cuando tuvieron que definir ante los respectivos arqueros.

La última ocasión de gol más clara que se presentó antes que concluyese el tiempo reglamentario fue la que tuvo John Guidetti, del Machester City, que remató potente al marco del Galaxy, pero el portero Brian Perk, sustituto de Sounders, consiguió enviar el balón a saque de esquina y mandar el partido a la tanda de penaltis.

La victoria dejó al Manchester City invicto en la competición del torneo después de haber ganado los tres partidos que disputó frente a las Águilas del América (2-0), de México; Whitecaps de Vancouver (2-1) y al Galaxy.