Amy Winehouse lanzó solamente dos álbumes durante su vida, uno de los cuales vendió más de un millón de copias, ganó cinco premios Grammy e inspiró un movimiento de retro soul que aún continúa.

La pequeña discografía de la cantante británica, que contrasta con su enorme talento, agudiza la tragedia de su muerte el sábado en Londres. Sus admiradores sólo podrán imaginarse los sencillos que faltaban por grabar, los conciertos que nunca se darán y el nuevo álbum que nunca llegó.

Es un guión tristemente conocido en el mundo de la música pop, cuya historia está repleta de grandes artistas y otros con el potencial de alcanzar la grandeza que murieron muy jóvenes.

Al enterarse de la muerte de Winehouse a través de las redes sociales de internet, los fanáticos de inmediato empezaron a incluirla en el triste panteón de talentos musicales desaparecidos demasiado pronto. Muchos recordaron que Winehouse, de 27 años, murió a la misma edad que Jimi Hendrix, Janis Joplin, Brian Jones, Kurt Cobain y Jim Morrison.

Sin embargo, el cantautor británico Billy Bragg se percató que un denominador común estaba siendo confundido con una mera coincidencia.

"Lo que Hendrix, Jones, Joplin, Morrison, Cobain y Amy tienen en común no es la edad", señaló Bragg en un mensaje vía Twitter. "Tristemente, es el abuso de las drogas".

Esos nombres han sido agrupados en internet como el "Club de los 27", un macabro intento por darle glamour al fallecimiento de las estrellas del rock que lo hace sonar como si incluso en la muerte las celebridades permanecieran detrás de una seductora cuerda de terciopelo.

Es un término, a veces llamado el "Club de los 27 para Siempre", que ha inspirado una página de Wikipedia, una película de 2008 ("The 27 Club), numerosos sitios de internet y al menos un libro, "The 27s: The Greatest Myth of Rock & Roll" ("Los de 27: El mayor mito del rock & roll").

La causas de los decesos varían. Jones, el guitarrista de los Rolling Stones, fue hallado muerto en el fondo de su piscina en 1969 y su deceso fue calificado como accidental. Hendrix, después de mezclar pastillas de dormir con vino, murió en 1970 en el cuarto de un hotel en Londres. Ese mismo año, Joplin falleció en el Hotel Landmark de Los Angeles, y se sospecha que la causa fue heroína. Morrison murió de un paro cardiaco en 1971 en la bañera de su apartamento en Paris. Cobain se suicidó en 1994.

Algunos han dicho que Cobain sabía del así llamado Club de los 27. Después de su muerte, su madre Wendy O'Connor estaba harta del concepto y afirmó: "Le dije que no entrará a ese club estúpido".

La causa de la muerte de Winehouse aún se desconoce. Los resultados de la autopsia que será practicada al cadáver se conocerán el lunes o el martes.

La cantante batalló por mucho tiempo contra su adicción a las drogas y el alcohol. El mes pasado, canceló su gira de regreso en Europa después de tambalearse y articular mal las palabras en canciones apenas reconocibles en su primera presentación en Belgrado, la capital de Serbia. Regresó a su país y sus agentes dijeron que se tomaría un tiempo para recuperarse.