El campeón olímpico Park Tae-hwan, de Corea del Sur, mostró que está en plena forma y la italiana Federica Pellegrini siguió imbatible en los 400 metros libres, en la apertura el domingo de la natación en piscinas en el campeonato mundial.

César Cielo, el nadador brasileño absuelto recientemente de dopaje por la Corte de Arbitraje del deporte, encabezó a las semifinalistas en los 50 metros libres con tiempo de 23,19, mientras que Geoff Huegill, de Australia, fue segundo, 0,07 segundo detrás, para clasificarse para su primera final en un mundial desde el 2003.

El francés Florent Manaudou fue tercero, 0,13 segundo más atrás, mientras que el sudafricano Roland Schoeman y el serbio Milorad Cavic, campeón mundial defensor, se quedaron fuera, al finalizar noveno y 12, respectivamente.

La primera carrera de Michael Phelps concluyó en desilusión, mientras tanto, y Estados Unidos tuvo que conformarse con el bronce en el relevo de 4-x-100, detrás de Australia y Francia.

La vuelta inicial de Phelps puso a los estadounidenses segundos, pero el resto de los miembros del equipo no consiguieron mantener el paso y los australianos liderearon de principio a fin, con el ex recordista mundial Eamon Sullivan resistieron el embate del francés Fabien Gilot en la última vuelta.

Es la primera vez en que los estadounidenses no ganan una carrera de relevos desde el mundial del 2007 en Melbourne, Australia, cuando Ian Crocker saltó demasiado pronto en un intercambio en las eliminatorias, lo que resultó en descalificación.

"Es duro no arrancar como queríamos", dijo Phelps. "Yo dije que quería ser más rápido que el año pasado y lo fui. Duele, pero pienso que nos va a dar motivación para el resto de la competencia".

Holanda ganó el relevo femenino con las mismas nadadoras que se llevaron el título en las Olimpiadas del 2008 y el mundial del 2009: Inge Dekker, Ranomi Kromowidjojo, Marleen Veldhuis y Femke Heemskerk.

Park tomó la punta a mediados de los 400 libres para hombres y se alejó en las dos últimas vueltas, para tocar en tiempo de 3 minutos, 42,04 segundos, 1,2 segundos mejor que la estrella china Sun Yang.

Fue un enorme contraste con el mundial de Roma hace dos años, cuando Park ni siquiera llegó a la final en el evento.

"Me gustó nadar en la primera carrilera, lo que me permitió concentrarme plenamente en mi propio tiempo y no preocuparme por la competencia", dijo Park.

El campeón defensor y recordista mundial Paul Biedermann, de Alemania, llegó tercero, 2,10 detrás.

En la competencia femenina, Pellegrini iba apenas quinta a un punto, pero tomo la punta pasada la mitad y se paseó a la victoria con tiempo de 4:01.97.

La campeona olímpica Rebecca Adlington mostró porqué es una favorita para el oro en las Olimpiadas en Londres el año próximo al llevarse la plata, a 2,04 segundos de distancia, seguida por la francesa Camille Muffat, 0,05 segundo más atrás.