El papa Benedicto XVI exhortó el domingo a las personas a que renuncien al odio ante el "dolor profundo" derivado de los ataques terroristas en Noruega.

El pontífice pidió a los fieles que oren por los muertos, los heridos y los seres queridos de las víctimas en su mensaje que dirigió a peregrinos y turistas desde el balcón de su residencia de descanso en Castel Gandolfo, cerca de Roma.

"Desafortunadamente, vuelve a haber noticias de muerte y violencia", afirmó Benedicto XVI al iniciar su saludo a los fieles. "Todos nos sentimos profundamente entristecidos por los graves actos terroristas".

"De nuevo quiero repetir mi apesadumbrado llamado a todos para que abandonen para siempre el camino del odio y huyan de la lógica del mal", señaló el pontífice en italiano.

La víspera, el Papa envió un mensaje de condolencias al rey de Noruega en el que condenó lo que describió como la "violencia sin sentido".

El enviado papal en el país nórdico calificó de "locura" los atentados terroristas que dejaron al menos 93 muertos y más de 90 heridos en el país.