El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, exigió hoy a sus ministros compartir el peso de la responsabilidad en la crisis de la vivienda que sacude el país, que llevó a miles de ciudadanos a manifestarse por una vivienda digna.

En la reunión semanal del Consejo de Ministros celebrada hoy, Netanyahu pidió a los ministros de su formación política, la derechista Likud, que "asuman el peso de la crisis" y propongan nuevas ideas para paliar la crisis, de la que aseguró, ya advirtió hace años cuando estaba al frente de la oposición.

"Actualmente somos testigos de la crisis de la vivienda que ha encontrado expresión popular. La indignación es real", afirmó durante la reunión Netanyahu, según un comunicado de la Oficina del Primer Ministro difundido esta tarde.

La nota abunda: "No sólo nos identificamos con ello, sino que hace años incluso antes de convertirme en primer ministro, pedí a un comité profesional encabezado por Yuval Steinitz (actual titular de Finanzas) que preparara un plan para resolver este problema fundamental del precio del mercado de la vivienda en Israel".

Decenas de miles de ciudadanos israelíes tomaron parte en la noche del sábado en una multitudinaria manifestación convocada en Tel Aviv por los "indignados" que acampan desde la pasada semana en protesta por el precio de la vivienda.

La manifestación acabó de madrugada con 43 personas arrestadas, según la Policía y los organizadores, aunque la mayoría fueron puestos en libertad horas después.

La acampada comenzó la pasada semana en el céntrico Bulevar Rothschild de Tel Aviv -y se ha extendido a otras ciudades del país- como una acción de solidaridad con una estudiante desalojada de su apartamento para que el edificio fuera sometido a obras de rehabilitación.

El apoyo a sus demandas por una vivienda digna a un precio razonable ha ido creciendo en una protesta que evoca al movimiento 15-M de España.

Netanyahu mostró hoy su enfado a los ministros de su partido por no haber impedido que la crisis de la vivienda se desbocara y diera lugar a un nuevo movimiento social que se extiende por todo el país.

"Dadme ideas para una solución", les espetó, antes de insistir en que debían asumir responsabilidades en la materia.