La Agencia japonesa de Seguridad Nuclear considera que llevará meses concluir las pruebas de resistencia en las plantas del país, necesarias para reactivar los 38 reactores actualmente paralizados, informó hoy la cadena pública NHK.

Los test de resistencia exigidos por el Gobierno para garantizar la seguridad de las centrales se realizan a través de simulaciones informáticas que evalúan la eficacia de las plantas ante situaciones de emergencia, como terremotos y tsunamis, añadió la cadena.

Las pruebas se desarrollarán en dos fases, la primera para analizar los reactores parados por precaución o por revisiones rutinarias después del 11 de marzo y cuyos resultados condicionarán el diálogo de reapertura con los municipios que albergan plantas.

La segunda etapa no se iniciará hasta que no se dé por concluida la primera y analizará los reactores que en estos momentos se encuentran operativos en el archipiélago.

En la actualidad, cerca del 70 % de los reactores que tiene Japón permanecen inactivos, 38 del total de 54, lo que complica la situación energética en el país que dependía antes del accidente nuclear de Fukushima en un 30 por ciento de este tipo de recurso.

Según el calendario de revisiones, para agosto se deberán detener otros tres reactores; otros cinco se pararán para otoño, seis más en invierno y los últimos dos en primavera de 2012, por lo que, de no haberse reabierto para entonces ninguna planta, Japón se quedará sin centrales nucleares operativas.

TEPCO, operadora de la maltrecha central de Fukushima, continúa sus esfuerzos para cerrar para enero de 2012 la peor crisis nuclear de los últimos 25 años.

Uno de los retos es optimizar el funcionamiento de un sistema de reciclaje del agua radiactiva que se acumula en la planta para inyectarla posteriormente en los reactores.

El sistema funcionó la semana pasada por debajo de su capacidad, al tratar 39 toneladas de agua por hora en lugar de las 50 previstas, lo que supone que funciona únicamente al 53 por ciento de su capacidad en vez del 80 por ciento deseable.

TEPCO examinó hoy de nuevo el complejo sistema de tuberías para eliminar los posibles materiales que obstruyen el flujo de agua y anunció la instalación de tuberías alternativas, informó NHK.