La cantidad de turistas que arribó a Cuba se incrementó en un 10% durante el primer semestre del 2011 con relación al mismo periodo del año anterior, un resultado alentador para el gobierno de Raúl Castro enfrascado en actualizar el modelo económico para sacar al país de la crisis.

Un reporte de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) indicó que 1.537 millones de personas llegaron a Cuba en los seis primeros meses del presente año, cifra superior en poco más de 10% a los 1.389 millones de visitantes registrados en el mismo periodo del 2010.

La información de la ONE no da ningún datos sobre los ingresos acumulados en ese periodo para la industria turística, uno de los principales rubros de divisas para la isla.

En el 2010 la isla registró la llegada de 2,5 millones de personas, un récord para el país, sin embargo los ingresos por turismo alcanzaron los 2.218 millones de dólares, una cifra que se mantuvo por debajo de la del 2007, cuando fue de 2.236 millones de dólares, la más alta hasta la fecha. Los ingresos en el 2009 fueron de 2.082 millones de dólares.

El ministerio de Turismo de Cuba apostó por cerrar el año 2011 con 2,7 millones de visitantes, un crecimiento que si viene acompañado de un ingreso más alto, sería un balón de oxígeno para el gobierno de la isla, tanto financiero como porque es una apreciable fuente de empleo.

El programa de actualización del modelo económico cubano puesto en marcha por Castro contempla una apertura al trabajo independiente, pero también el despido de cerca de 1,5 millón de trabajadores estatales, el 10% de la fuerza laboral del país.

El informe de la ONE no da el desglose del origen de los turistas que visitaron la isla en los primeros seis meses de este año. En el 2010, Canadá fue el primer emisor de visitantes, seguido por Inglaterra, Italia, España y México, en el séptimo lugar.

Estados Unidos ocupó el octavo lugar a pesar de las sanciones que pueden sufrir los ciudadanos de ese país que viajan como turistas a la nación caribeña.

Cuba sufre sanciones del gobierno de Washington que prohibe a sus ciudadanos viajar a la isla como turistas so pena de multas desde la década de los 60.

Las sanciones solo fueron levantadas por el presidente James Carter en 1977 pero fueron restablecidas por Ronald Reagan en 1982, en una época en que el gobierno cubano del entonces mandatario Fidel Castro, no desarrollaba la industria del turismo.