Cadel Evans ganó el domingo el Tour de Francia, convirtiéndose en el primer australiano en capturar el título más prestigioso del ciclismo.

Evans, de 34 años, celebró al cruzar la meta en los Campos Elíseos, abrazando a ciclistas de diferentes equipos mientras la muchedumbre congregada para ver el final aplaudía y vitoreaba.

Más tarde, Evans subió los escalones del podio, respirando profundamente, pero se vio más calmado cuando llegó al tope y recibió el remo de flores.

Envuelto en la bandera australiana, Evans pareció al borde de las lágrimas cuando se escuchó el himno nacional de su país. Se le sumaron en el podio los hermanos luxemburgueses Andy Schleck, que finalizó segundo por tercer año consecutivo, y Frank Schleck, que fue tercero.

Evans cruzó la meta junto con el pelotón principal, al final de una etapa mayormente ceremonial. El australiano se había asegurado virtualmente el título en la contrarreloj del sábado en Grenoble.

La 21 y última etapa — la más prestigiosa para los velocistas de la competencia — fue ganada por el británico Mark Cavendish por tercer año consecutivo. Cavendish se llevó además la camiseta verde del mejor velocista en la tabla general. Pese a sus 20 victorias de etapas en el Tour, la camiseta le había eludido.

"¡Finalmente!", dijo.

El segundo puesto en la etapa final fue para Edvald Boasson Hagen, de Noruega, y el tercero para el alemán Andre Greipel.

Evans es el ciclista de más edad en ganar el Tour desde la II Guerra Mundial, superando estrechamente al italiano Gino Bartali — que también tenía 34, pero un poco menos — cuando ganó en 1948. El récord en ese sentido lo fijó el belga Firmin Lambot, de 36 años, en 1922.

Luciendo la camiseta amarilla, Evans, líder del equipo BMC, celebró con una copa de champán mientras los ciclistas llegaban a París en el tramo de 95 kilómetros desde el suburbio de Creteil.

Tras iniciar la etapa en una bicicleta especial pintada de amarillo, Evans cambió a su bicicleta usual. El equipo dijo que el australiano quería finalizar en la misma bicicleta en que ganó la competencia.

La edición de este año del Tour tuvo uno de los cierres más emotivos en años — y sin las manchas de dopaje que la han ensombrecido en años pasado.

Siete u ocho ciclistas estaban aún en contienda por el cetro durante la subida de los Alpes en la semana final. Evans pareció en algún momento haber perdido su oportunidad, Andy Schleck se alejó del resto en el paso de Galibier. Pero el australiano no perdió la compostura y finalizó bien por delante de Schleck en la contrarreloj del sábado, para garantizarse la victoria.

La camiseta del mejor escalador fue para el campeón olímpico Samuel Sánchez, de España, mientras que el francés Pierre Rolland fue el mejor ciclista novel.

Antes de la largada del domingo, los ciclistas se quitaron los cascos y cumplieron un minuto de silencio en tributo a las víctimas de los ataques en Noruega.

"Cuando sucede este tipo de cosa, todo el mundo se olvida del deporte", dijo el noruego Thor Hushovd. "No tiene importancia en comparación. Es lindo ver que todo el mundo pienso en nosotros. Somos un pequeño país ... desafortunadamente, eso puede suceder en cualquier parte".

Hushovd y Boasson Hagen ganaron dos etapas cada uno en el Tour este año.

___

Jamey Keaten contribuyó a esta historia.