El británico Amir Khan ganó el sábado su segundo título mundial de las 140 libras (63,5 kilos) al vencer al experimentado estadounidense Zab Judah con un golpe al cuerpo en el quinto asalto de una pelea pactada a los 12 rounds.

Con el triunfo, el europeo obtuvo el título unificado de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Khan lo logró con un golpe al cuerpo que conectó de forma legal aunque su rival lo consideró un golpe bajo.

"No importa", dijo el británico, quien conectó golpes importantes incluso antes de que derribara a Judah.

"Si hubieran pasado unos asaltos más, lo hubiera noqueado con un golpe limpio", dijo Khan.

Khan, quien mejoró su foja a 26-1 con 18 nocáuts, dominaba la pelea al momento en que conectó un derechazo que dio justo en la línea del cinturón de Judah, quien se fue a la lona. Judah se quedó arrodillado mientras el referí Vic Drakulich realizaba el conteo cuando quedaban 2:47 del quinto asalto.

Judah (41-7) se mostró sorprendido de recibir el conteo pero logró incorporarse y se fue a su esquina mientras Khan celebraba con un miembro de su equipo.

Antes, Judah se había quejado de un cabezazo por parte de Khan y estaba sangrando de la nariz y por cortes en el rostro.

"Fue un golpe bajo. Estaba tratando de controlarme", dijo Judah. "Esto fue en defensa propia".

La victoria fue impresionante para Khan, el ex medallista de plata olímpico que le gusta llamarse a sí mismo el mejor boxeador libra por libra de Inglaterra. Llegó como favorito al combate 5-1 y no tuvo problemas con el zurdo Judah, usando su rapidez para golpearlo en casi cada intercambio.

Khan ganó los primeros cuatro rounds en las tres tarjetas de puntuación de los jueces.