No pudo vestirse de héroe en la final, pero el paraguayo Justo Villar tiene bien merecido el premio como mejor arquero de la Copa América.

El futuro arquero de Estudiantes de La Plata fue decisivo en la clasificación de Paraguay a la final al atajar un penal en la definición por esa vía ante Brasil por los cuartos de final y luego otro contra Venezuela en semifinales.

Además, en el encuentro ante la Verdeamarela realizó numerosas atajadas milagrosas en los 120 minutos de juego, en una actuación magistral y que pasará a la historia.

"En realidad fui figura en los penales y el equipo me ayudó muchísimo", reconoció el arquero de 34 años.

Sin embargo, no pudo hacer nada para evitar el revés 3-0 ante Uruguay el domingo en la final.

"Hubiese cambiado este premio por ganar la Copa", dijo Villar tras recibir el galardón al mejor guardameta del campeonato. "Esto es parte del esfuerzo"

Villar mantuvo el nivel en la final ante Uruguay, en la que atajó un remate a quemarropa de Sebastián Eguren y otro cabezazo de Diego Lugano, pero el poder de fuego charrúa con Diego Forlán y Luis Suárez fue más poderoso. Forlán marcó dos goles y Suárez uno.

"Uruguay nos arrolló, nos llevó por delante", admitió Villar.

Hasta su colega uruguayo Fernando Muslera, otro de gran nivel, destacó la campaña de Villar: "Se lo tiene muy merecido".

Villar consideró que su gran nivel en la competencia es la mejor introducción para su regreso al fútbol argentino, donde previamente había atajado en Newell's Old Boys en 2004.

"Entrar de esta manera nuevamente en Argentina me da mucha confianza. Vamos a descansar un poquito y después a poner toda la mente en Estudiantes", concluyó el arquero y capitán de Paraguay.