Un tren descarriló hoy en el centro de Siria en un supuesto acto de sabotaje por grupos armados, en un accidente que causó la muerte del conductor y heridas a varios pasajeros, informó la agencia estatal siria de noticias Sana.

"El desmonte de la línea férrea por parte de grupos terroristas causó el descarrilamiento del ferrocarril y el incendio de la locomotora", explicó Sana sobre el incidente, que se produce en medio de las protestas contra el régimen sirio.

Desde el inicio de la revuelta popular a mediados del pasado mes de marzo, las autoridades sirias acusan a supuestos "grupos terroristas criminales" de perpetrar atrocidades contra la población y actos de sabotaje.

El tren objeto del supuesto sabotaje transportaba a unos 480 viajeros y se dirigía de la ciudad septentrional de Alepo a la capital, Damasco.

El suceso tuvo lugar en la zona de Al Souda, en la provincia de Homs, donde en la última semana la represión de las fuerzas de seguridad ha dejado más de una veintena de víctimas y las protestas multitudinarias de ayer fueron dispersadas con violencia.

El régimen del presidente Bachar al Asad denuncia que Siria es objeto de una conspiración extranjera para derrocar al Gobierno y que detrás de las protestas están grupos armados y no manifestantes que exigen reformas democráticas.

En la revuelta han perdido la vida entre 1.450 y 2.000 personas, según fuentes de la oposición y organizaciones pro derechos humanos sirias, mientras que el régimen de Damasco mantiene detenidas a otras 15.000.