El director de programas para Centroamérica de la Fundación Friederich Naumann, Christian Lüth, dijo que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, "no respeta las libertades individuales, sino que se comporta de forma autoritaria", pero "lastimosamente" ganará los comicios de noviembre.

En una entrevista que publica hoy el diario La Prensa, de Managua, Lüth sostuvo que el mandatario nicaragüense tampoco "respeta a otras corrientes de pensamiento", lo cual tachó como "un gran problema".

Igualmente, se declaró convencido de que "lastimosamente" Ortega ganará los próximos comicios, debido, entre otras cosas, al "aislamiento" de la oposición.

El director regional de la fundación liberal alemana Naumann, que deja en un mes su cargo, con sede en Honduras, dijo que en estos últimos años no han visto "aumentar" la libertad en Nicaragua, porque siempre han "tenido a ese adversario sandinista que maneja el juego político suciamente".

"Uno que respeta la democracia, el Estado de derecho, los derechos humanos, pues tiene las limitaciones obvias, pero Ortega no respeta eso, por lo que tiene una ventaja", indicó.

En las elecciones del 6 de noviembre próximo, el actual mandatario buscará la reelección, en medio de protestas de la oposición que denuncia la inconstitucionalidad de su candidatura.

El actual gobernante aspira a continuar en el poder por cinco años más, pese a que existe una norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata que, sin embargo, fue declarada inaplicable por magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia.

Lüth, que ocupará un puesto en el Ministerio de Cooperación Externa de Alemania, también negó que el entonces eurodiputado holandés Hans Van Baalen haya sondeado con altos mandos militares nicaragüenses un golpe de Estado en contra de Ortega durante una visita a Managua en noviembre de 2009, como lo acusó el mandatario.

"Esa es pura propaganda sandinista. Hicimos la visita de cortesía a muchas instituciones importantes del país (...) Hans Van Baalen es coronel del Ejército holandés y él tenía interés de conocer cómo funciona el Ejército aquí y, claro, escuchar opiniones sobre la situación del país", aseguró.

Asimismo, Lüth reafirmó que la meta en Nicaragua es la unidad de las fuerzas liberales, fragmentadas en cuatro frentes para enfrentar a Ortega en los comicios de noviembre.