Los antidisturbios tuvieron que intervenir hoy en el Parlamento de Zimbabue ante la irrupción de un centenar de seguidores del presidente, Robert Mugabe, en la Cámara, donde se celebraba una sesión sobre derechos humanos.

Según testigos del suceso, un diputado del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), partido del primer ministro Morgan Tsvangirai, adversario político de Mugabe, fue agredido por los seguidores del presidente, y dos periodistas fueron expulsados de la sala, aunque no se produjeron detenciones.

El Parlamento abordaba este sábado una propuesta para reformar la ley de derechos humanos en el país.

La organización de Abogados de Zimbabwe por los Derechos Humanos, que exponía hoy sus recomendaciones en la Cámara, dijo que entre la multitud de seguidores del ZANU-PF, se encontraban un conocido abogado pro-Mugabe y el jefe de Corporación de Desarrollo Minero de Zimbabue, Godwills Masimirembwa.

"El diputado Brian Tshuma fue agredido supuestamente por no cantar el himno nacional y tuvo que ser escoltado fuera del Parlamento por temor a nuevos ataques" informó la asociación de abogados en un comunicado.

La Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), de Robert Mugabe, y el MDC, del primer ministro Tsvangirai, conviven en una precaria coalición desde febrero de 2009, en un gobierno de unidad nacional creado para poner fin a la violencia tras las presidenciales de ese año, que se saldó con 200 muertos.

La remodelación de la Ley de Derechos Humanos de Zimbabwe forma parte de las mejoras democráticas exigidas en los pactos de gobierno para la celebración de unas nuevas elecciones.

Mugabe insiste en celebrar comicios este año, pero Tsvangirai y la Comunidad para el desarrollo del África Meridional (SADC), que auspició la creación del gobierno de unidad, aseguran que la cita electoral no puede llevarse a cabo hasta el próximo año, puesto que aun no se han finalizado las reformas democráticas necesarias.

Los partidarios del presidente Mugabe, que dirige Zimbabue desde 1980, han irrumpido en los últimos días en reuniones similares en las ciudades de Chinhoyi y Mutare, centro y este del país.