La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aseguró que la cúpula directiva de organismos estatales del Ministerio de Transportes será destituida tras las denuncias de supuesta corrupción que ya han costado el puesto a 18 altos cargos, según declaraciones difundidas hoy por la prensa.

La jefa del Estado se refirió a los directivos del Departamento Nacional de Infraestructura de Transportes (Dnit), así como a la cúpula de Valec, la empresa encargada de gestionar el transporte ferroviario, en un encuentro celebrado la noche del viernes con varios periódicos brasileños en el Palacio de Planalto, sede del Ejecutivo.

"Saldrán todos los dirigentes de Dnit y de Valec", dijo Rousseff, quien descartó estar llevando a cabo una "limpieza" en los organismos dependientes de la cartera de Transportes y habló de "reestructuración".

"Estamos haciendo una renovación. Todos saldrán, independientemente de las siglas partidarias", agregó la mandataria, quien pidió que no se condene a la clase política.

"No se puede demonizar la política ni la relación con los ministerios", dijo Rousseff.

El Gobierno brasileño está llevando a cabo un proceso de depuración del Ministerio de Transportes, que ha forzado la destitución y salida de varios altos cargos, incluido el ministro Alfredo Nascimento.

Nascimento presentó su renuncia a inicios de este mes después de que la prensa denunciara la existencia de prácticas irregulares como fraudes en licitaciones y supuesto desvío de dinero público en la cartera que dirigía.

La suya fue la segunda renuncia de un ministro desde enero pasado, cuando Rousseff asumió su mandato, después de que el titular del Ministerio de la Presidencia Antonio Palocci, quien también se vio envuelto en sospechas de corrupción, abandonara el cargo.

La presidenta descartó que el proceso de depuración vaya a tener un coste en su relación con la base aliada de partidos que la apoyan en el Parlamento brasileño.

"No creo que diputados y senadores quieran que el Gobierno no funcione", apostilló la mandataria, quien dijo que actuará con firmeza donde sea necesario.

"No podemos mirar solo el Gobierno, solo el Congreso y la sociedad. Es función intrínseca del Gobierno impedir que haya tramas en cualquier lugar", zanjó.