El líder de una facción rebelde de Sudán del Sur, Quluak Qay, fue asesinado hoy por uno de sus lugartenientes poco después de que el dirigente aceptara y luego rechazara una tregua con el Gobierno, según el Ejército del nuevo país.

"El asesinato de Quluak Qay ha sido el resultado de una división interna. Había alcanzado un acuerdo de paz con el Ejército del Sur (la semana pasada) y luego lo desestimó", declaró el portavoz de las Fuerzas Armadas del sur, Phillipe Aguer.

En un comunicado, Aguer precisó que el líder insurgente murió junto a otros tres de sus milicianos en un tiroteo registrado en la rica provincia petrolera de Unity.

Por su parte, otras facciones rebeldes sureñas acusaron al Ejército del Sur del asesinato de Qay y consideraron que la firma del tratado fue un engaño para tenderle una emboscada cuando se trasladaba con un pequeño grupo de sus combatientes.

Qay dio marcha atrás en el acuerdo de incorporación de sus fuerzas a las filas del Ejército de Sudán del Sur poco después de haberlo aceptado.

El presidente de Sudán del Sur, Salva Kir, anunció el pasado 9 de julio, día de la declaración de independencia del país, un indulto para todos los rebeldes que depongan las armas.

Al menos siete milicias rebeldes luchan contra las tropas de Sudán del Sur. Esos grupos insurgentes alegan que combaten debido a la corrupción y la discriminación étnica que sufren de parte del Gobierno.

La ONU ha informado de que más de 2.300 personas han muerto en lo que va de año por los ataques de esas facciones y las luchas tribales en Sudán del Sur.