Mientras se somete a un tratamiento contra el cáncer, Hugo Chávez encuentra inspiración al volver a leer un libro del filósofo del siglo XIX Friedrich Nietzsche acerca de un profeta que demuestra coraje al tratar de difundir un mensaje inconformista.

El presidente venezolano está tan fascinado con el tratado del filosofo alemán "Así habló Zaratustra: Un libro para todos y para nadie", que ha recitado pasajes del texto en discursos televisados y se ha referido a él en mensajes difundidos por la red social Twitter.

"Zaratustra... me asaltó de nuevo en La Habana", dijo Chávez en un discurso a mediados de julio en Caracas. Expresó que el libro le vino a la mente cuando estaba recibiendo tratamiento, y envió por un ejemplar.

"Lo mandé a buscar y sólo dije: Sólo que ahora apareciste Zaratustra, de nuevo", dijo el gobernante. "Ahora me asaltaste a fondo sólo que venías de la mano con Fidel Castro".

El libro cuenta la historia fantástica de un profeta que después de 10 años de vivir recluido como un ermitaño desciende de las montañas para compartir su sabiduría con la humanidad. Insta a las personas a no ser complacientes y dice que les enseñará acerca del "superhombre".

Ese término ha sido traducido e interpretado de diversas maneras, pero los eruditos generalmente están de acuerdo en que es el llamado de Nietzsche para que cada individuo aspire a trascender la sociedad cómoda y conformista para convertirse en una persona más noble.

Nietzsche dice que "lo más hermoso del hombre es que no es un fin, sino es un puente entre el animal y el súper hombre, el ultra hombre", indicó Chávez. Agregó que él ve un paralelismo con las enseñanzas de Jesús, la filosofía de Karl Marx y el ideal socialista de un "hombre nuevo" adoptado por el revolucionario argentino Ernesto "Che" Guevara.

"Estoy citando a Nietzsche y además, manifestando mi acuerdo con esas máximas filosóficas y de la vida. Transformar el mundo", destacó el líder venezolano.

Chávez, sin embargo, parece estar tratando de flexibilizar los conceptos de Nietzsche para adaptarlos a su propia ideología socialista, al ampliar la idea del "superhombre" de Nietzsche con su propio llamado a crear "el hombre socialista, la mujer socialista, la sociedad socialista".

Robert B. Pippin, un profesor de filosofía en la Universidad de Chicago, señaló que en el caso de Chávez "es una especie de giro bizarro de los acontecimientos que él esté tan interesado en un pensador que es tan virulentamente anti-socialista y anti-igualitario".

Pippin dijo que el mensaje de Nietzsche era que la gente debe aspirar a ir más allá de una sociedad moderna que consideraba aburrida y conformista para crear un nuevo tipo de sociedad "en la que la independencia de pensamiento y una especie de preocupación por la perfección ... sería el orden del día".

Pippin dijo que no está seguro de por qué Chávez está tan atraído por el libro, pero que algunas pistas se pueden hallar en el personaje principal.

El ficticio profeta es mal entendido y blanco de burlas, y aunque cultiva un pequeño círculo de discípulos no logra alcanzar el "gran impacto en la transformación de la sociedad que quería tener".

Zaratustra se presenta como alguien que tiene que sufrir por sus ideas y que tiene "el coraje de perseverar, no importa cuáles son los obstáculos", añade Pippin. "Así que me imagino que algo así podría atraerle a Chávez... tal vez sólo es atraído por la idea de lucha y perseverancia".

El concepto de Nietzsche de "superarse" a sí mismo para elevarse a un plano superior también puede ser atractivo para Chávez en su intento por superar el cáncer.

El mandatario se trasladó la semana pasada a Cuba para someterse a un tratamiento de quimioterapia, que según él se propone evitar la recurrencia del cáncer después de que le fue extraído un tumor de su región pélvica el 20 de junio.

A principios de mes Chávez citó en su cuenta de Twitter algunos pasajes del libro de Nietzsche que hacen eco de los riesgos que tiene por delante.

"Me encuentro ante mi montaña más alta y ante mi más larga caminata... Bien... estoy dispuesto", manifestó Chávez, citando el escrito. "Así habló Zaratustra!".