Mientras otros deportistas siguen manifestando preocupación por el fallo de dopaje que benefició al nadador brasileño César Cielo, la Federación Internacional de Natación dijo que "considera activamente" adoptar un programa de pasaportes biológicos.

Cielo, campeón olímpico y mundial, fue autorizado el jueves a competir en el campeonato mundial después que el Tribunal de Arbitraje Deportivo ratificó una decisión de la federación brasileña de natación.

La FINA había cuestionado la decisión de la federación brasileña de dar a Cielo sólo una advertencia después que un examen que se le tomó en un torneo en Río de Janeiro en mayo reveló la presencia de furosemida, un diurético y agente encubridor de otras drogas.

El brasileño alegó que había consumido la droga en un suplemento alimenticio contaminado que usa regularmente.

Otros casos recientes de dopaje con furosemida han resultado en suspensiones de hasta 14 meses.

"Se me ha dicho infinidad de meses que tome medidas porque uno es responsable de todo lo que tiene en el organismo", dijo el nadador estadounidense Jason Lezak el sábado. "Evidentemente ahora hay nuevas leyes. Pero no creo que dejen contenta a mucha gente".

También se ratificaron las decisiones en el caso de otros dos nadadores brasileños, Nicholas Santos y Henrique Barbosa, mientras el Tribunal aplicó una suspensión de un año a Vinicius Waked, que antes había sido suspendido otros dos meses por otra trasgresión de dopaje.

La FINA había solicitado suspensiones de tres meses para Cielo, Santos y Barbosa y un año para Waked. Cielo, que ganó los 50 metros estilo libre en las olimpíadas de Beijing y triunfó en los 50 y 100 metros libre en el anterior mundial, es el único de los cuatro brasileños que compite aquí.

Los pasaportes biológicos contienen registros de sangre continuamente actualizados para los nadadores al igual de los que se usan ahora para el ciclismo. Las variantes en el perfil pueden indicar dopaje.

"Estoy convencido de que Cielo es un campeón, sea como fuere; es el sistema el que no funciona, y es eso lo que me preocupa", dijo el bicampeón mundial Filippo Magnini, de Italia. "Voy a competir con él y le daré la mano y trataré de ganarle como siempre hago, pero esto ha creado un precedente peligroso".