La Unión Europea (UE) destinará cerca de 30 millones de euros adicionales a ayudar a las víctimas de los devastadores efectos de la sequía y el hambre en el Cuerno de África, anunció hoy la comisaria de Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva.

La comisaria, de visita en Kenia, señaló en un comunicado difundido en Bruselas que la nueva asistencia se suma a los 70 millones ya concedidos a la región este año.

"Esta crisis sin precedentes en el Cuerno de África necesita una respuesta sin precedentes", subrayó Georgieva.

Por ese motivo, explicó, el Ejecutivo comunitario ha comenzado a movilizar otros 60 millones de euros, lo que al final elevará la ayuda por parte de la UE a unos 158 millones.

La comisaria tiene previsto visitar hoy el campamento de refugiados de Dadaab, el mayor del mundo, que alberga a miles de personas que han huido de la vecina Somalia.

La ayuda anunciada hoy consiste en 27,8 millones, que se destinarán con carácter "inmediato" y servirán para suministrar alimentos y proteger al ganado.

Cerca de 11 millones de personas se han visto afectadas por la situación que se vive en el Cuerno de África, según las estimaciones de Bruselas.

Los tres campos que forman Dadaab -Dagahaley, Ifo y Hagadera- cuentan con capacidad para 90.000 personas, pero acogen actualmente a unos 400.000 refugiados, cifra que se incrementa a razón de unas 1.300 personas al día que huyen de tres años sin lluvias en Somalia y del perenne conflicto de este país del Cuerno de África.

El deterioro de la situación en el Cuerno de África se ha acelerado en los últimos meses hasta el punto que el pasado martes la ONU declaró el estado de hambruna en dos regiones del sur de Somalia -Bakool y Baja Shabelle-, algo inédito en este país en veinte años, y pidió unos 210 millones de euros para poder "salvar vidas".