La Liga Árabe y el Gobierno egipcio condenaron hoy el doble atentado ocurrido ayer en Noruega, que se ha cobrado la vida de al menos 91 personas, e instaron a la unidad de la comunidad internacional en la lucha contra el terrorismo.

La organización panárabe aseguró que estos ataques suponen una "agresión criminal que acabó con la vida de muchos inocentes" y pidió a la comunidad internacional aunar esfuerzos para poner fin "al terrorismo que amenaza la estabilidad de las sociedades".

En declaraciones a la prensa en El Cairo, donde está la sede de la Liga Árabe, el secretario general adjunto de organismo, Ahmed bin Heli, expresó su solidaridad y pésame "al Gobierno y pueblo de Noruega y a las familias de las víctimas de esta tragedia humana".

Por su parte, el ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Mohamed Kamel Amro, subrayó que "Egipto condena todo tipo de violencia contra civiles, sean cuales fueran los motivos".

"Los fenómenos de violencia y terrorismo no están vinculados con alguna religión o grupo específicos", dijo el jefe de la diplomacia egipcia en un comunicado.

En ese sentido, indicó que esas dos lacras requieren la unión de todos los esfuerzos internacionales para acabar con ellas.

Asimismo, Amro presentó las condolencias en nombre del Gobierno y pueblo egipcios a las familias de las víctimas, a las autoridades y a los habitantes de Noruega, y deseó a los heridos una pronta recuperación.

Los dos atentados perpetrados ayer en el centro de Oslo y en un campamento juvenil de una isla cercana a la capital, que causaron 91 muertos, fueron perpetrados presuntamente por un noruego de 32 años cercano a los ambientes ultraderechistas.