Los abogados del presidente Rafael Correa y de Diario El Universo apelaron el fallo de un juez que declaró culpables de injurias a tres directivos del rotativo y a su ex director de opinión, y los sentenció a tres años de cárcel y al pago de 40 millones de dólares.

El recurso planteado por la defensa de Correa busca el "aumento de la cuantía que el Juez de primera instancia estableció", argumentando que "el daño causado" al mandatario es "irreparable". La demanda inicial planteaba una indemnización de 80 millones de dólares.

Según el abogado Alembert Vera, citado por el periódico oficial El Ciudadano, el artículo del periodista Emilio Palacio, titulado 'No a las mentiras', y que fue el motivo de la demanda, "quedará en los anales de la historia, en las bibliotecas del país y del mundo".

Agregó que la indemnización "puede incluso alcanzarse con los bienes personales de lo querellados y de sus herederos".

Diario El Universo informó el sábado que su defensa presentó ante el juez de Garantías Penales, Juan Paredes, los recursos de "apelación y nulidad" de la sentencia. El primero argumenta errores "muy graves" en la aplicación de la ley penal, mientras el segundo se refiere a la falta de competencia del juez.

Correa aseguró en su programa sabatino "Diálogo con el presidente" que "no vamos a retroceder", aunque adelantó que el proceso podría extenderse incluso un año más hasta agotar todas las instancias legales.

"No creo que vaya a quebrar diario El Universo (pero) no permitiremos que quiebre", afirmó ante las versiones de sus directivos de que no cuentan con los recursos para el pago de la indemnización.

Correa insistió en que el juicio contra el rotativo es "inédito" y concuerda con lo establecido en la Convención Interamericana de Derechos Humanos que en su artículo 11 garantiza que toda persona tiene derecho al respeto de su honra, citó.

El periodista Palacio acusó a Correa, en su artículo publicado el seis de febrero de 2011 en diario El Universo, de "haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente", en alusión a los acontecimientos de la revuelta policial del 30 de septiembre de 2010.