El Gobierno chileno condenó hoy los dos atentados ocurridos el viernes en Noruega, que hasta el momento han causado 92 muertos, y expresó sus condolencias a las autoridades del país nórdico.

"(Venimos a) expresar nuestra más absoluta y rotunda condena a este acto de terrorismo", declaró el subsecretario de Relaciones Exteriores, Fernando Schmidt, al acudir a la Embajada de Noruega en Chile para transmitir la solidaridad de las autoridades chilenas.

Schmidt aseguró, además, que hasta el momento no se ha informado de que haya algún chileno entre los heridos o fallecidos en la explosión de un coche bomba en Oslo ni en el tiroteo ocurrido en la vecina isla de Utøya.

En tanto, el embajador noruego, Martin Bjorndal, señaló que este ataque no puede alterar la apacible vida en ese país, aunque opinó que sí requerirá revisar las medidas de seguridad.

"Nosotros vamos a continuar con nuestra vida. Vamos a fortalecer nuestra democracia, nuestra manera abierta de ser, nuestra transparencia, pero también el gobierno y las autoridades tienen que pensar algo más en la seguridad de sus ciudadanos", indicó.

La policía detuvo ayer al presunto autor de los disparos en el campamento juvenil en la isla de Utøya, un noruego de 32 años identificado como Anders Behring Breivik, al que atribuyen los dos ataques y al que relacionan con tendencias ultraderechistas e islamófobas.

Un portavoz de las fuerzas de seguridad reconoció hoy que aún hay cadáveres en los edificios gubernamentales de Oslo atacados el viernes con un coche bomba, por lo que la cifra de fallecidos puede incrementarse.