El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, conversó hoy por teléfono con el primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, para expresarle sus condolencias y la solidaridad de Naciones Unidas con los noruegos tras los atentados terroristas del viernes en Oslo.

Ban, que tras los ataques en Oslo dijo sentirse "horrorizado" por lo ocurrido, expresó hoy a Stoltenberg sus "condolencias personales y de toda la familia de las Naciones Unidas a las familiares y a las víctimas de los atentados del 22 de julio", indicó su portavoz, Martin Nesirky, mediante un comunicado de prensa.

"Stoltenberg dijo que Noruega es un indiscutible partidario de Naciones Unidas y lo importante que es para los noruegos recibir la solidaridad" del organismo multilateral, añadió Nesirky.

Noruega vivió el viernes el primer atentado terrorista de su historia después de dos ataques consecutivos vividos en Oslo, uno en el centro de la ciudad, con un coche bomba que explotó en el complejo de edificios que alberga las oficinas gubernamentales, y otro en la cercana isla de Utøya, en los que murieron 92 personas y al menos 15 resultaron heridas.

La Policía noruega detuvo ya a su presunto autor, Anders Behring Breivik, de 32 años, que se entregó sin oposición tras perpetrar la matanza en el campamento juvenil de la isla de Utøya y que se perfila como un cristiano fundamentalista, vinculado a la ultraderecha y contrario al islám.

"Naciones Unidas está al lado del pueblo noruego en este momento tan terrible", dijo Ban.

Por su parte, el Consejo de Seguridad del organismo internacional emitió este sábado su "más firme condena" de esos atentados terroristas, que calificaron de "acto odioso", al tiempo que enviaron sus condolencias a las víctimas, sus familias y al pueblo y al Gobierno del país nórdico.

El Consejo "reafirma que el terrorismo, en todas sus formas y manifestaciones constituye una de las más serias amenazas a la paz y la seguridad internacional".

"Todos los actos de terrorismo son criminales e injustificables, cualquiera que sea su motivación, y donde quiera, cuando sea o quien sea que los haya cometido", dijeron los 15 países miembros del máximo órgano de seguridad internacional.

Asimismo reiteraron su determinación a "combatir todas las formas de terrorismo, en cumplimiento de las responsabilidades derivadas de la Carta de Naciones Unidas".

Los 15 integrantes del Consejo de Seguridad recordaron también a los 193 Estados miembros de la organización que "deben garantizar que todas las medidas que adopten para combatir el terrorismo cumplen con todas las obligaciones derivadas de la ley internacional, en particular las de derechos humanos, refugiados y legislación humanitaria".

El presidente de la Asamblea General de la ONU, el suizo Joseph Deiss, se sumó también el viernes a la condena de esos dos atentados, al tiempo que lamentó especialmente que uno de ellos fuera dirigido contra un campamento juvenil.