Los franceses comenzaron a despejar a puerta cerrada las interrogantes sobre los efectos de la altura de la capital de Colombia antes de encarar el Mundial Sub20.

Los 2.650 metros de Bogotá indudablemente inquietan al técnico Francis Smerecki y a sus hombres.

"La altura de Bogotá es un interrogante para nosotros y vinimos con anticipación para procurar una buena adaptación", señaló.

El conjunto galo llegó el jueves y adelantó la primera práctica el viernes sin observadores. Debutará contra Colombia el 30 de julio.

La sesión fue cumplida en una cancha cerrada del parque El Salitre, al occidente de Bogota.

Malí y Corea del Sur disputarán el otro duelo por el Grupo A en el estadio local El Campín.

"Nosotros esperamos mucho de este mundial, los rivales son fuertes, en particular Colombia. Este compromiso será el más difícil", afirmó.

Los franceses anhelan desquitarse de la derrota que sufrieron contra Colombia en la final del torneo Esperanzas de Tolón.

El torneo con la participación de 24 selecciones se pondrá en marcha el 29 de julio y se prolongará hasta el 20 de agosto.