El cineasta británico Ridley Scott dijo que su nuevo filme, "Prometheus", una película de ciencia ficción que toma como base la célebre saga de "Alien", preservará "el ADN original" de la primera entrega, dirigida por él en 1979.

Según recoge hoy el diario Los Angeles Times, Scott intervino el jueves vía satélite desde Islandia en un evento celebrado en el centro de convenciones de San Diego (EE.UU.), dentro del Comic-Con, la feria internacional del cómic, para dar detalles sobre el proyecto.

"Me di cuenta de que había algo en la primera parte de 'Alien' a lo que nadie había prestado atención y por lo que nunca me habían preguntado", explicó el cineasta, de 73 años. "Y pensé que eso podía ser el centro de la historia", añadió.

El director de obras como "Blade Runner" o "Gladiator" dijo que no había retomado el género de ciencia ficción porque estaba "ocupado probando" otro tipo de cine, pero decidió probar suerte de nuevo "para explorar" ese elemento de "Alien" del que nunca más se habló en las continuaciones de la saga.

Aunque no especificó a qué se refería, el director aseguró que el filme "jugará con el ADN original" de "Alien", aunque también admitió que la cinta "irá por un camino totalmente diferente" al de la conocida franquicia protagonizada por Sigourney Weaver.

A la charla en San Diego también acudieron Damon Lindelof, el guionista de la cinta, y Charlize Theron, una de las protagonistas, que encarna a Meredith Vickers en la obra.

"Ella es una ejecutiva, esencialmente", apuntó. "Es una máquina que dirige la nave encargada de transportar a la misión al espacio. Al principio parece muy fría y frígida. No es una científica ni tampoco tiene creencias religiosas. Simplemente dirige la nave, pero puedes adivinar que se va a convertir en un problema", afirmó.

Por su parte Damon Lindelof, guionista de la cinta, explicó que el filme contiene "grandes ideas" y que toca asuntos que ocurren en el pasado, el presente y el futuro de la historia que se narra.

Scott, quien reconoció que rueda la película en 3D, añadió que nunca más volverá a acometer un proyecto sin esta técnica.

"El 3D ha sido un ejercicio maravilloso y he tenido la ayuda de unos operadores de cámara estupendos y sus equipos técnicos. Dicho eso, nunca más trabajaré sin 3D, incluso para las escenas pequeñas con diálogo. Me encanta el proceso. Me ha impresionado", concluyó.