Un juez rechazó el viernes una propuesta de los Dodgers de Los Angeles sobre un plan de financiamiento por bancarrota de 150 millones de dólares, en una decisión que envía al equipo a negociar un préstamo con las Grandes Ligas.

El juez Kevin Gross, de Delaware, dijo en una orden de ocho páginas que el equipo no había podido mostrar que fueran justos los términos de financiamiento con garantía con el fondo de cobertura Highbridge Capital, debido a las condiciones financieras más favorables de un préstamo sin garantía ofrecido por la liga.

Los Dodgers habían rechazado previamente el ofrecimiento de las mayores y se habían negado a negociar, con el argumento de que la propuesta de financiamiento de la liga era sólo un intento del comisionado Bud Selig para tomar el control del equipo y forzar su venta.

El juez Gross — aunque reconoce una "disputa subyacente" entre Selig y el propietario de los Dodgers, Frank McCourt — dijo que basaba su decisión en el financiamiento posterior a la petición de bancarrota en los términos más limitados posibles y dejando para después los argumentos sobre la administración del equipo.