Más de un millar de jóvenes y niños participaron el viernes en un acto en favor de que menores edad queden por fuera del reclutamiento forzado por parte de grupos armados ilegales.

El evento, que en Bogotá tuvo lugar en la céntrica Plaza de Bolívar y fue encabezado por el presidente Juan Manuel Santos, se realizó simultáneamente en otras 27 ciudades del país bajo el eslogan "Mambrú no va a la guerra", en recordatorio de una famosa tonada infantil hispano-francesa.

Aunque no hay cifras oficiales, grupos no gubernamentales colombianos y organismos como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) calculan que unos 11.000 menores de edad militan en los grupos armados ilegales.

Unicef en Colombia ha advertido que las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) o el Ejército de Liberación Nacional (ELN) no rinden cuenta sobre sus miembros.

La politóloga y periodista colombiana Natalia Springer, con el apoyo de las Naciones Unidas, entrevistó en el 2008 a 437 chicos y jóvenes, de entre seis a 17 años como parte de un estudio en el que concluyó que los grupos armados ilegales colombianos reclutan niños desde los seis años de edad para tareas que van desde fabricar explosivos hasta colocar minas, labores de vigilancia y de aseo y cocina.

Mauricio González, un músico de 22 años oriundo de Tolima y quien declinó mencionar a qué grupo ilegal perteneció, dijo que "queremos esto: lapiceros, lápiz para escribir nuestras canciones, micrófonos para cantar, pisos para bailar, guitarras".

El acto de la jornada es parte de una campaña que data desde hace un año con el tema de Mambrú y que ha costado unos 1.000 millones de pesos (unos 550.000 dólares) en actividades que abarcan charlas en colegios, afiches, promoción de actividades culturales, entre otros, según el oficial Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

En los últimos 11 años más de 4.500 niñas y niños desvinculados de grupos ilegales han sido atendidos por el oficial ICBF, según datos de esa oficina.

"Quiero aprovechar esta oportunidad para decirles a los grupos ilegales un mensaje muy claro: si ellos realmente quieren la paz... tienen que comenzar a hacer unos gestos como liberar a los secuestrados, como dejar de reclutar a los niños, como liberar a todos los niños que tienen reclutados en sus filas", dijo Santos en el acto.