Los estadounidenses sudaban el viernes bajo un sol abrasador a medida que las elevadas temperaturas se extendían por el este del país, al tiempo que había advertencias desde Kansas a Maine y las Carolinas.

Los meteorólogos pronosticaban temperaturas de al menos 38 grados centígrados (100 Fahrenheit) o más, en una onda cálida que se prolongará todo el fin de semana.

Las elevadas temperaturas y alta humedad elevarán la sensación térmica del calor. Los 37 grados centígrados (99 F) en Boston podrían parecer 41 grados Celsius (105 F), y los 40 grados C en Filadelfia (102 F) como 45 grados centígrados (103 F), mientras que los 39 grados Celsius (103 F) de Washington D.C. podrían sentirse como 46 C (116 F).

Es suficiente para probar la paciencia de un santo.

La monja católica Elizabeth Ann Hughes, de 90 años, dio su tradicional paseo matinal en Filadelfia con una estrategia simple: hacerlo muy temprano cuando el ambiente no se ha caldeado demasiado y permanecer en interiores con aire acondicionado el resto del día.

"Camino en la sombra y me refugio del sol antes de las 10 de la mañana", afirmó.

En Nueva York, la gente que intentó escapar del calor acudiendo a las playas locales se topó con la alerta de que, debido a un escape de aguas negras en el río Hudson por un incendio, no era aconsejable hacerlo.

Las autoridades advirtieron que no debe practicarse la natación ni el baño en cuatro playas de Staten Island y Brooklyn, especialmente las personas con dolencias médicas.

En todo el país, las visitas a las salas de urgencia aumentaron de forma notable a causa del calor, según funcionarios de salud.

El clima es sospechoso de haber causado varias muertes en toda la nación. Al menos otros seis fallecimientos fueron reportados el jueves, incluyendo el de un cocinero en un restaurante de Michigan que sufrió un ataque cardíaco tras ser enviado a casa desde su empleo, y un adolescente que se ahogó cuando nadaba en un campamento en el mismo estado.

En Chicago el martes por la noche, centenares de niños y más de un adulto se refrescaron en la pileta del la Fuente Crown Fountain, en el Parque del Milenio. Las temperaturas oscilaron en torno a los 35 grados centígrados (90 F), a unos 800 metros (media milla) del lago Michigan.

Christopher y Renee Mickles dijeron que vinieron por la tarde para que su hijo de 3 años hiciera un poco de ejercicio tras permanecer encerrado en su casa, aunque con aire acondicionado.

"No ha refrescado, pero por lo menos se ha puesto el sol", dijo el padre.

__

Los redactores de The Associated Press Randolph E. Schmid en Washington, John Seewer en Toledo, Herb McCann en Chicago y Jeff McMillan en Filadelfia contribuyeron a este artículo.