Los pobladores de una aldea de construcción precaria levantada en el sur de Chile para damnificados del terremoto de febrero de 2010, negaron la acción de agitadores en sus protestas de los últimos días, mientras un jefe policial admitió el uso de balas de goma en la represión de las manifestaciones.

Los incidentes han ocurrido en la aldea "El Molino", en la localidad de Dichato, en la región del Bío Bío, que fue arrasada por el tsunami que siguió al terremoto, cuyos 2.500 habitantes reclaman al gobierno más celeridad en la reconstrucción, ya que hasta ahora no han recibido nada.

Las manifestaciones de los damnificados, que carecen de luz y agua y sólo disponen de unas cuantas letrinas para todos, han incluido cortes de calles que el jueves fueron reprimidas por los carabineros, que según los pobladores utilizaron perdigones y balas de goma, además de gases lacrimógenos dentro de la aldea.

Alejandro Reyes, gobernador de la zona, a unos 500 kilómetros de Santiago, afirmó el jueves que los damnificados "están siendo usados por agentes externos que agitan el ambiente, mientras en Santiago el portavoz del gobierno Andrés Chadwick, dijo que hay "agitadores políticos" que promueven los incidentes.

"En la aldea El Molino no hay nadie político, ni infiltrados ni nada", aseguró hoy María Garrido, dirigente de los damnificados, en declaraciones a radio Cooperativa, en las que subrayó que "somos los pobladores que nos estamos manifestando".

El gobierno "ya no entendió ni trata de ponerse en el lugar de los damnificados", manifestó Garrido, que remarcó que "nosotros estamos pasando un mal invierno, estamos sufriendo, se nos está muriendo nuestra gente. Hoy día hay un sufrimiento muy grande en Dichato".

En tanto, el general director de Carabineros, Eduardo Gordon, admitió y justificó la utilización de balas de goma en los incidentes

En declaraciones a la red pública de televisión, Gordon firmó que "los mandos operativos obviamente empiezan a utilizar estos elementos sobre la base de la realidad que están ellos viviendo".

"Si es necesario puede ser también el balín de goma, eso lo usamos en última instancia", sostuvo y añadió que "para ser franco, el mando que quiso utilizar ese armamento fue pertinente, lamentablemente fue necesario".

Este viernes de nuevo hubo algunos incidentes, cuando los pobladores ocuparon nuevamente la ruta que une a Dichato con la cercana localidad de Tomé y la policía replicó penetrando en la aldea.

En declaraciones al sitio soyconcepción.cl, uno de los vecinos, Ricardo Ruz, aseguró que los carabineros invadieron el lugar sin haber provocación: "Nosotros estábamos en vigilia, reunidos de forma pacífica, a la espera de reunirnos con las autoridades cuando entraron los carabineros y ahuyentaron a la población", aseveró.

Añadió que ante la acción de la policía, "los propios vecinos comenzaron a defenderse", lo que fue respaldado por María Garrido.

"Los vecinos estaban tranquilos y de pronto comenzaron a entrar carabineros, incluso entraron en algunas mediaguas (viviendas de material ligero), no puede ser que esto esté pasando", añadió.