La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, elogió hoy a China y a los países del Sudeste Asiático por su acuerdo para reducir la tensión regional en torno a las disputas territoriales en el Mar de China Meridional.

La jefa de la diplomacia estadounidense aseguró que hay que "elogiar" a las delegaciones de Pekín y de los gobiernos miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) por trabajar "mano a mano" para lograr poner unas pautas a la declaración de conducta en el Mar de China Meridional.

Clinton hizo estas declaraciones en el marco de las reuniones multilaterales que la ASEAN mantiene en la isla indonesia de Bali, y en la víspera de la celebración del foro de seguridad de esta organización.

Durante la jornada, la diplomática norteamericana se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores chino, Yang Jiechi, para garantizar que este contencioso no se convierte en una nueva fuente de fricción entre ambos países.

Yang aprovechó la ocasión para recordar a la Casa Blanca la importancia que da China al respeto de su territorio y soberanía, y recomendó a Washington evitar inmiscuirse en sus disputas territoriales "legítimas".

En la reunión del año pasado, Clinton enfadó a los chinos cuando afirmó que la seguridad marítima en esta región del mundo formaba parte de los intereses nacionales de Estados Unidos.

Por el lado de las coincidencias, Yang también destacó la importancia del acuerdo conseguido con la ASEAN porque "aportará paz y estabilidad a la región".

China y la ASEAN aprobaron formalmente ayer un esquema de actuación en las disputas territoriales en el Mar de China Meridional con el propósito de reducir la creciente tensión.

Este mar abarca una área de 3,3 millones de kilómetros cuadrados con islas ricas en recursos naturales, como las Paracel y las Spratly.

China y Vietnam se disputan las Paracel, mientras que de nuevo estos dos países más Brunei, Filipinas, Malasia y Taiwán reclaman total o parcialmente las Spratly.

El conflicto territorial sobre esta zona marítima ha empeorado en las últimas semanas a raíz de que Filipinas y Vietnam acusaran a China de incursiones ilícitas y de alentar hostilidades contra sus barcos.

Clinton también aprovechó su presencia en las reuniones ministeriales de Bali para apremiar al Gobierno promilitar birmano a avanzar en la democracia para ganarse la confianza de la comunidad internacional.

La secretaria de Estado subrayó que "la decisión es clara": o el régimen establece el diálogo con la oposición y libera a los presos políticos o perderá la confianza internacional.

"El Gobierno debe liberar a los más de dos mil presos políticos que continúan encarcelados y llevar a cabo un diálogo comprometido con la oposición, incluida Aung San Suu Kyi", expresó.

La nobel de la paz Suu Kyi es la cara visible del movimiento democrático birmano y ha vivido bajo arresto domiciliario 15 de los últimos 21 años.

Birmania (Myanmar) ha estado gobernada por militares desde 1962 hasta el pasado 30 de marzo, cuando la Junta traspasó el poder a un gobierno civil constituido por uniformados que doce meses antes dejaron el cuerpo para convertirse en políticos.

La democratización de Birmania, la desnuclearización de Corea del Norte y las disputas territoriales del Mar de China Meridional se prevé que dominen en el foro de seguridad de la ASEAN que se celebrará mañana con la participación de China, Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos, entre otros.

La ASEAN está formada por Birmania, Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Paula Regueira Leal