California planea pedir un préstamo de aproximadamente 5.000 millones de dólares de inversionistas privados la próxima semana para protegerse en caso de que el gobierno federal se declare en cese de pagos de su deuda, anunció el jueves la Tesorería estatal.

El tesorero estatal Bill Lockyer pidió el martes ofertas de préstamos a un selecto grupo de bancos, cooperativas de ahorro y crédito y fondos de inversión para ayudar al estado a evitar un déficit de efectivo.

Lockyer, un demócrata, informó que el estado de California necesita actuar en caso de que las negociaciones entre republicanos y demócratas en Washington D.C. sigan paralizadas antes de que llegue la fecha límite del 2 de agosto.

Eso podría obligar al gobierno federal a dejar de pagar sus deudas y otorgar menos dinero a los estados para el área de la salud y educación.

"Aceptaremos y asignaremos ofertas hasta el 26 de julio", dijo Tom Dresslar, portavoz de Lockyer. "Si el presidente y el Congreso logran un acuerdo para aumentar el límite de endeudamiento antes que nosotros asignemos las propuestas, podríamos cancelar la oferta".

Está programado que el préstamo se otorgue una semana antes de que se venza el plazo al gobierno federal a menos que se logre un acuerdo para extender la capacidad de endeudamiento del gobierno.

La Tesorería estatal está tomando la medida porque no está claro si California podrá solicitar todo ese dinero si los mercados crediticios mundiales caen en inestabilidad.

El estado suele pedir dinero prestado a finales del verano para pagar gastos operativos hasta que la mayoría de los ingresos fiscales llegan en la primavera.