El gobierno argentino quiere regular el ingreso de películas extranjeras para que no ocupen la mayoría de pantallas del país, cuyo número es bastante escaso comparado con otras naciones de América Latina, informó el viernes una funcionaria.

"Existe un proyecto de decreto para regular la entrada de copias extranjeras al país, porque no puede ser que una sola película extranjera ocupe 350 pantallas cuando tenemos nada más que 800", señaló Liliana Mazure, presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa).

Las declaraciones de Mazure fueron difundidos por la página oficial de internet de la presidencia de Argentina.

La medida busca fomentar la producción fílmica nacional, la cual enfrenta dificultades para conseguir salas cinematográficas para su difusión, ya que éstas son escasas ante la amplia oferta de títulos.

"Argentina tiene muy pocas (pantallas) en relación con su nuevo mercado cultural interno, porque hay una gran producción, pero no existe una cantidad de salas ni de pantallas acorde a la producción de cine nacional que estamos teniendo", admitió Mazure.

La funcionaria comparó el número de pantallas en Argentina con otros países de la región: "Colombia tiene 1.500, Brasil 4.500 y México 5.000, por lo cual nuestra realidad es absolutamente desproporcionada".

Una de las propuestas es aplicar "un canon por cantidad de copias (extranjeras) y así, cuanto más copias ingresen, más alto será el precio que paguen", explicó la titular del Incaa.

Mazure no confirmó cuándo se implementarán las regulaciones, pero sí dijo que su gerencia jurídica está preparando un proyecto para implementarlo mediante una resolución del Incaa.

"Pero antes debe pasar por la Secretaría Legal y Técnica de la Nación, para ver si respeta el marco jurídico y todas las leyes preestablecidas", dijo la titular del Incaa.

Los distribuidores de películas extranjeras dijeron que primero analizarán el proyecto antes de opinar al respecto.