Diego Forlán buscará el gol que le resulta esquivo desde hace tiempo y Diego Lugano tratará que su arco no sufra sobresaltos cuando Uruguay se enfrente con Paraguay el domingo por la final de la Copa América.

Forlán es delantero y Lugano defensor y capitán del equipo uruguayo que tiene en la mira su 15to título en las 43 ediciones de este torneo, con lo cual superaría por uno a Argentina.

"No me quita el sueño marcar goles", dijo en reunión de prensa Forlán, quien lleva 12 partidos sin convertir, cinco de ellos en este certamen. "A uno como delantero le gusta hacer goles, pero ahora estoy jugando un poco más retrasado. Disfruto de la conexión de jugar en el medio, disfruto tanto de hacer goles como de dar los pases".

Forlán, que juega detrás del ariete Luis Suárez, convirtió cinco goles en el Mundial de Sudáfrica 2010, cuando Uruguay se clasificó cuarto.

Pese a todo, el artillero del Atlético de Madrid se muestra calmo, como lo demostró en la serie desde los 12 pasos el domingo cuando por esa vía Uruguay superó 5-4 a Argentina, después de 120 minutos empatados 1-1. Pero ese gol no se contabiliza en la tabla de cañoneros.

"Estoy tranquilo estamos en el camino correcto, he tenido oportunidades pero la pelota no ha querido entrar", señaló Forlán. "Pero el equipo está bien y eso es lo más importante".

Sobre Paraguay, señaló que será un partido complicado que se gana "haciendo bien los deberes. Todos los todos los partidos que tuvimos fueron duros y este no va a ser la excepción".

Forlán dijo que ganar un título "siempre es importante: Es el sueño todos nosotros de chicos y además es algo que no se da todos los días".

Lugano, quien estaba a su lado, recordó que es la primera vez en 12 años que Uruguay está en una final y que la gente en su país "está feliz porque a este grupo le va bien, debe haber un lindo clima en Uruguay".

El zaguero central del Fenerbahce de Turquía destacó que deberá cuidarse del potencial ofensivo paraguayo y en general de todo un equipo al que calificó de "ambicioso".

"El fútbol está cada vez mas competitivo en Sudamérica, todos los equipos sudamericanos demostraron que el fútbol en este lado está muy fuerte y nadie te regala nada", dijo Lugano. "Por eso al jugador habilidoso le cuesta despegarse de las marcas".

Lugano restó importancia a que jugadores paraguayos no hayan sufrido sanciones de la Conmebol pese a estar envueltos en una trifulca en semifinales ante Venezuela.

"Yo soy jugador del fútbol y los jugadores no deben ser suspendidos", señaló Lugano. "El fútbol tiene estas cosas y no tengo más que decir".