Cientos de aficionados del Fenerbahce, molestos por las acusaciones contra el equipo por el supuesto arreglo de partidos, invadieron el jueves el campo de juego durante un partido amistoso contra el campeón ucraniano Shakhtar Donetsk y obligaron a suspender el encuentro.

Los aficionados, algunos de ellos con máscaras y camisetas con la imagen del encarcelado presidente del equipo, Aziz Yildirim, invadieron el campo a los 68 minutos del partido en el estadio Sukru Saracoglu del equipo turco, en Estambul, Turquía.

Reportes de diarios locales indicaron el viernes que representantes de los medios de comunicación fueron obligados a salir del estadio tras ser atacados por hinchas enojados por la cobertura mediática sobre una investigación sobre juegos de fútbol arreglados que involucra a Yildirim y al equipo Fenerbahce.

El partido inició horas después de que Yildirim anunciara su renuncia.