Un ex jefe de la policía metropolitana enfermo de cáncer de próstata fue excarcelado el jueves luego de pasar casi siete años en prisión por su responsabilidad en las muertes de varios manifestantes durante el fallido golpe de estado del 2002.

La magistrada Luisa Estella Morales, presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, dijo a la emisora local Unión Radio que el comisario Lázaro Forero recibió el beneficio de libertad condicional por "razones humanitarias ya que le fue detectado el cáncer de próstata".

"Estoy en libertad por un costo muy alto, un cáncer de próstata. Estoy agradecido que me permitan curarme en mi casa, con el apoyo de mi familia y esperando que esta medida pueda llegar los otros compañeros que quedaron presos y que están enfermos", dijo Forero a la prensa al llegar a su casa.

El ex jefe policial lamentó que el presidente Hugo Chávez se haya sensibilizado con la situación de los presos enfermos luego que le detectaron el cáncer.

Globovisión difundió imágenes del momento en que Forero salió en una camioneta particular de la sede la policía política, donde permanecía recluido, para ser trasladado a su casa.

Forero es el segundo de un grupo que algunas organizaciones humanitarias y políticas consideran "presos políticos" que obtiene la libertad en menos de 24 horas. Un tribunal local acordó en la víspera la liberación del político Alejandro Peña Esclusa, quien también padece cáncer de próstata.

Antes de partir a Cuba, para recibir quimioterapia como una segunda fase al tratamiento contra el cáncer que padece, Chávez exhortó el sábado a las autoridades a otorgar beneficios los "políticos presos" y demás reclusos que tengan alguna dolencia grave para que puedan ir a su casa y recibir todo el tratamiento médico que necesiten.

La fiscal general Luisa Ortega Díaz dijo el jueves a la estatal Radio Nacional de Venezuela que de una primera lista de 54 presos que califican para obtener beneficio de libertad condicional, se habían otorgado 44 boletas de excarcelación por razones humanitarias a causa de alguna enfermedad grave.

Forero fue detenido el 3 de diciembre de 2004, junto con el comisario policial Henry Vivas, después que el gobierno de El Salvador les negó el asilo político que habían solicitado. Ambos se refugiaron en noviembre de ese año en la embajada del país centroamericano en Caracas alegando que eran perseguidos políticos de Chávez.

Forero, Vivas y el también comisario Iván Simonovis fueron condenados en el 2009 a 30 años de cárcel por los delitos de "complicidad necesaria en la ejecución de homicidio calificado, consumado" en las muertes de manifestantes pro-oficialistas que ocurrieron en medio del fallido golpe de abril del 2002.

Otros seis policías metropolitanos también fueron sentenciados entre 17 y 30 años de cárcel por los asesinatos de los manifestantes en el 2002.

Opositores denunciaron este año en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y otras instancias internacionales un listado de ocho adversarios al gobierno, a los que llaman "presos políticos", que padecen dolencias de salud a quienes las autoridades les habrían negado beneficios para recibir tratamientos.

La lista incluye a cinco de los policías condenados por los sucesos del 2002, también a la jueza María Afiuni, a quien a inicios de año un tribunal le concedió el arresto domiciliario también por consideraciones médicas.

La representante republicana Ileana Ros-Lehtinen solicitó el mes pasado a la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, apoyo para los presos políticos venezolanos para que pudieran obtener atención médica.

Ante el anuncio de que Chávez padece cáncer los familiares de los llamados "presos políticos" pidieron al mandatario que intercediera por los que se encuentran enfermos.