Una juez le advirtió a Lindsay Lohan el jueves que debe dedicar más tiempo a su servicio comunitario y comenzar una asesoría psicológica, o correrá el riesgo de meterse en problemas con su libertad condicional.

El mismo día que el juez le señalaba esto, la actriz fue demandada por un caso de ataque en el condado de Riverside. La demanda fue presentada por una ex empleada del Centro Betty Ford de rehabilitación para adictos donde tuvo una discusión con Lohan en diciembre.

En Los Angeles, la juez de la Corte Superior Stephanie Sautner le recordó a la actriz durante una audiencia por sus casos penales, que debe completar 480 horas de servicio comunitario antes de abril próximo y que no le dará ninguna prórroga, incluso si Lohan está trabajando en una película.

"No le daremos ni cinco minutos más al año que tiene" para completar el servicio en un albergue de mujeres y en la morgue del condado, dijo Sautner.

La juez reprendió a la actriz por no darle a las autoridades un número telefónico en el que la pudieran encontrar para vigilarla.

Esta es la primera vez que Lohan se presenta en la corte desde que cumplió 35 días de arresto domiciliario. Su abogada Shawn Holley, agregó que la actriz no tenía permitido realizar el servicio comunitario en ese periodo.

Lohan, de 25 años, tomó una de cuatro clases contra robo en comercios que le ordenaron. Sautner dijo que debe tomar el resto antes de regresar a la corte el 19 de octubre.

Holley dijo que su clienta ha tenido problemas para darse de alta en las asesorías psicológicas que le ordenaron en la corte. Sautner dijo que la actriz no debe inscribirse en terapias de grupo, pero sí dijo que debe encontrar a un asesor en las próximas tres semanas.

Lohan no tiene suficiente para pagarle a un psiquiatra que la atendía antes, pero dijo que buscará un nuevo programa a la brevedad, según Holley.

La actriz continúa en libertad condicional por conducir alcoholizada en 2007 y por robo agravado, en un caso en el que no refutó ni aceptó los cargos en su contra, luego de que se le acusara de llevarse un collar de 2.500 dólares sin permiso, en mayo de este año.

En la demanda presentada el jueves, Dawn Holland, quien utiliza ahora su apellido de soltera, Bradley, acusó a Lohan de atacarla y agredirla.

El abogado de Bradley, Owen McIntosh, dijo que su cliente requiere una cirugía en la muñeca por una lesión que sufrió en el incidente.

"Esta es una lesión real", dijo a The Associated Press.

Steve Honig, vocero de Lohan, rechazó hacer declaraciones al respecto.

La policía no acusó a Lohan por el incidente y Bradley fue despedida del Centro Betty Ford por hablar de lo ocurrido en una entrevista con el sitio de celebridades TMZ.

Bradley había tratado de hacerle una prueba de alcoholemia a la actriz, quien había llegado después del límite para regresar al centro y se encontraba con otras dos chicas, quienes admitieron que habían bebido esa noche, según un reporte del caso.

___

Anthony McCartney está en Twitter en @celebritydocket