Una corte en Japón sentenció el jueves a cadena perpetua a un hombre por la violación y asesinato de una profesora británica.

La corte del distrito de Chiba sentenció a Tatsuya Ichihashi a pasar su vida tras las rejas por asesinar a Lindsay Hawker, de 22 años, en su departamento de 2007.

Después de cometer el crimen, Ichihashi evadió la búsqueda que hizo la policía en todo el país durante casi dos años y medio.

El cuerpo de Hawker fue encontrado en una tina cubierta de basura en el balcón del departamento del acusado en las afueras de Tokio.

Después de su arresto en 2009, Ichihashi escribió un libro sobre sus días como prófugo y la extensa cirugía plástica a la que se sometió para cambiar su apariencia.

El caso se volvió uno de los asesinatos de más alto perfil en Japón.