Diez años después de que militantes de al-Qaida usaran aviones como misiles, las aeronaves civiles siguen siendo el blanco preferido de los terroristas, dijo el jueves la secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano.

Ahora que Estados Unidos se acerca al 10mo aniversario de los ataques del 11 de septiembre del 2001, Napolitano prevé que haya cuestionamientos sobre si el país está más seguro de lo que estaba hace 10 años, luego de todas las mejoras a la seguridad en aeropuertos y tras la muerte del líder terrorista Osama bin Laden.

"La respuesta es sí, pero no hay garantías en un mundo de amenazas siempre cambiantes", dijo Napolitano en entrevista con The Associated Press.

Los ataques del 11 de septiembre provocaron la reorganización gubernamental más grande en décadas, cambiaron drásticamente las políticas de seguridad y llevaron a que se gastaran miles de millones de dólares para reforzar las defensas de Estados Unidos contra el terrorismo.

Muchos de los cambios, tales como vincular las bases de datos federales y el despliegue de tecnología de detección nuclear en los puertos, no son evidentes para la opinión pública estadounidense. Pero un viaje a través de uno de los 457 aeropuertos del país es un recordatorio inmediato de lo mucho que ha cambiado.

La seguridad aeroportuaria pasó de ser un inconveniente poco después de los ataques a molesta 10 años después.

Al principio había filas frustrantemente largas y controles de seguridad que obligaban a quitarse los zapatos. Luego hubo limitaciones de la cantidad de champú que un viajero puede llevar en un equipaje de mano y máquinas procesadoras de imágenes de cuerpo entero que muestran al pasajero desnudo para que los inspectores puedan detectar armas ocultas.

Otras políticas, como cateos invasivos a niños y ancianos — que al parecer no representan una amenaza terrorista — han enfurecido a algunos viajeros que quieren que el gobierno utilice el sentido común.

Hay una razón para todo esto, dijo Napolitano: "La aviación sigue siendo la referencia de inteligencia que recibimos más a menudo".

El gobierno ha hecho ajustes donde puede, la más reciente al introducir tecnología que mostraría el contorno de una persona en lugar de su imagen desnuda en algunas de las máquinas de control en aeropuertos en todo el país. Pero las restricciones a los líquidos, dijo Napolitano, no van a desaparecer en el corto plazo.

El Departamento de Seguridad Nacional fue creado a causa de los ataques terroristas del 2001. El departamento es una fusión de más de 20 agencias gubernamentales y tiene más supervisión y fondos del Congreso que cualquier otro departamento federal. Alrededor de un tercio de las recomendaciones formuladas por la Comisión 11SEP, un panel asignado para diagnosticar las fallas detrás de los atentados de 2001, están dirigidas hacia el departamento o lo involucran. El informe, publicado hace siete años, fue un éxito de ventas, y sus 41 recomendaciones se convirtieron rápidamente en las principales directrices para mejorar la seguridad del gobierno.

Napolitano dijo que su agencia ha hecho "progresos significativos" en el cumplimiento de la mayoría de estas.

Los copresidentes de la comisión, sin embargo, culpan al departamento por no hacer lo suficiente para agilizar las primeras comunicaciones de respuesta y la coordinación durante un desastre y por no tener un sistema biométrico que rastree a los extranjeros al salir del país.

Al respecto, Napolitano dijo que el sistema de salida es caro, y otras políticas puestas en marcha desde los ataques abordan la misma cuestión y por mucho menos dinero.

El departamento ha probado y descartado nuevas tecnologías en los últimos 10 años. Y Napolitano dijo que es su responsabilidad ser un "administrador" del dinero de los contribuyentes y tomar decisiones sobre dónde es mejor gastar el dinero.

La amenaza también ha cambiado.

Mientras en el período inmediatamente posterior al 11 de septiembre una de las principales preocupaciones era que los terroristas obtuvieran el control de un arma nuclear y atacaran Estados Unidos, ahora los funcionarios de antiterrorismo temen una operación terrorista desconocida, que trabaje de forma independiente desde Estados Unidos y sea indetectable para los servicios de espionaje y las fuerzas de seguridad.

___

En internet:

Recomendaciones de la comisión 9/11:

http://www.dhs.gov/files/publications/implementing-9-11-commission-recommendations.shtm