La ola de calor que ha azotado la región central de Estados Unidos se extendió al este el jueves, poniendo a los residentes de otros estados bajo un sol calcinante y temperaturas excesivas.

El termómetro podría alcanzar 38,3 grados Celsius (101 Fahrenheit) en Toledo, Ohio, apenas por encima del récord fijado en 1930. Combinado con la humedad, pudiera sentirse como si fueran 46,1 Celsius (115 F) en el estado.

"Se siente muy sofocante, muy incómodo, y es simplemente muy peligroso", dijo Jim Lott, principal meteorólogo de la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en Wilmington, Ohio.

Los meteorólogos dicen que gran parte del sur de Ohio y el sureste de Indiana van a sufrir calor excesivo — temperaturas y humedad que se siente como 40 centígrados (105 F) o más — hasta el viernes por la noche, antes que se vaya la ola de calor.

Parecía que el jueves sería el día más caluroso de una semana caliente en Ohio, con las temperaturas alcanzando 36 centígrados (97 F) en la parte suroccidental del estado. Más hacia el este, lo peor del calor llegaría el viernes.

Numerosas muertes han ocurrido en el país a causa de la onda cálida.

Miles de viviendas y negocios en el sur de Michigan se quedaron sin electricidad el jueves por la mañana, ante la elevada demanda por el uso del aire acondicionado.

Baltimore, Annapolis y otras ciudades abrieron lugares públicos para que la gente se refresque, y Allentown, Pennsylvania, suspendió el requerimiento de pagos en las piscinas públicas para dar a los residentes lugares de alivio.

Algunos eventos al aire libre han sido cancelados en la región. Pero los organizadores de la feria aérea anual en Dayton, Ohio, dijeron que la misma se realizaría de acuerdo con lo planeado.

Las temperaturas pudieran rebasar los 38 Celsius (100 F) en Filadelfia y gran parte del centro y el occidente de Nueva York, y la región estaba bajo alerta de calor excesivo.