Una erupción en el volcán Reventador se manifiesta "significativamente más activo que en los meses anteriores" por lo que el Instituto Geofísico (IG) de Ecuador pidió evitar ascensos a la cumbre.

El Reventador, de 3.485 metros sobre el nivel del mar y que se encuentra 100 kilómetros al este de Quito, hizo su última gran erupción el 3 de noviembre de 2002 cuando dejó caer una gran cantidad de ceniza sobre la región interandina norte del país, incluida la capital Quito, dañó el oleoducto transecuatoriano y destruyó varios tramos de la carretera a la ciudad de Lago Agrio, el corazón petrolero del país.

En un comunicado, el IG señaló que a través del sistema electrónico de control y de "observaciones efectuadas por los técnicos... es claro que el volcán se manifiesta significativamente más activo que en los meses anteriores, siendo esto mucho más notorio en los últimos días".

Detalló que la actividad explosiva abre la posibilidad a la generación de flujos de gases incandescentes que bajan a alta velocidad por los flancos del coloso.

Añadió que "en estas circunstancias la presencia de personas en las inmediaciones del cráter del Reventador es peligrosa y de ninguna manera se recomienda efectuar ascensos a la cumbre".