Un ex marchand de arte condenado por defraudar en más de 6 millones de dólares a una amplia gama de inversores fue sentenciado a 16 años de prisión el jueves.

El juez William E. Smith impuso la sentencia a Rocco DeSimone, de 58 años, en el tribunal federal de Providence.

La sentencia incluye la devolución de más de 6 millones de dólares y tres años de libertad vigilada después de salir de la cárcel.

DeSimone fue condenado en marzo por lavado de dinero y fraude postal. Los fiscales dicen que usaba sus malhabidas ganancias para costear una vida rumbosa de autos lujosos, obras de arte valiosas y sables japoneses antiguos.

La estafa consistía en un invento llamado Drink Stik, un artefacto que conecta envases de bebida a respiradores y máscaras antigás empleados por soldados en zonas contaminadas.

Los fiscales alegaron que DeSimone mintió al decirle al inventor que tenía acceso a inversores adinerados y le prometió que vendería el Drink Stik a cambio de un poseer un tercio de la patente. Luego convenció a inversores que invirtieran en acciones de su tercio del Drink Stik al sostener falsamente que grandes empresas internacionales habían ofrecido comprarlo por millones de dólares.

DeSimone utilizó tácticas similares para solicitar de manera fraudulenta inversiones en otros dos inventos.

Los objetos que DeSimone obtuvo mediante su fraude, y que fueron incautados, incluyen un auto deportivo Ford GT 2006 evaluado en 180.000 dólares, un cuadro del impresionista francés Renoir llamado "Paysage a Cagnes", un carcaj antiguo y nueve espadas japonesas.