El presidente Sebastián Piñera afirmó el jueves que su gobierno no privatizará la gigante estatal del cobre Codelco, la mayor productora mundial del metal, como temen sus trabajadores y sectores políticos de oposición.

El mandatario reiteró la información durante un acto oficial en un mina cercana a Santiago, donde firmó un proyecto sobre seguridad minera que considera la creación de una Superintendencia de Minería y del Servicio Geológico de Chile.

Piñera aprovechó la ocasión para señalar que deseaba "aclararle a aquellos que han tenido dudas: Codelco es y va a seguir siendo una empresa del estado y de todos los chilenos".

El pasado 11 de julio los 17.000 trabajadores de planta de Codelco y otros 30.000 subcontratados paralizaron durante 24 horas en protesta por la reestructuración de la compañía, que implicará el despido de 2.600 trabajadores en cuatro años y por los supuestos intentos privatizadores del gobierno.

El proyecto se divulgó a dos semanas del primer aniversario del derrumbe de una mina del norte, que el 5 de agosto del año pasado atrapó durante 69 días a 33 mineros, a 700 metros de profundidad.

Treinta y uno de los 33 mineros presentaron hace una semana una demanda por 16,5 millones de dólares contra el Estado, concretamente contra el Servicio Nacional de Minería y Geología, Sernageomín, porque estiman que no cumplió con su deber de velar por la seguridad minera.

Cuando los trabajadores aún estaban sepultados bajo toneladas de rocas, 27 de los 33 presentaron otra demanda, por 10 millones de dólares, contra los dueños de la empresa San Esteban, dueña de la mina San José, en Copiapó, donde estuvieron atrapados.

El proyecto de ley de seguridad minera crea una Superintendencia de Minería, que va a estar a cargo de la fiscalización, el cumplimiento y aplicación de la normativa de seguridad minera, que va a investigar todos los accidentes laborales, para ver cuáles son las responsabilidades que se deben sancionar y cuáles son las lecciones que se deben aprender", dijo Piñera.

También se dará vida al Servicio Geológico de Chile, que reemplazará al cuestionado Sernageomín.