Una coalición de grupos defensores de los derechos civiles en Alabama solicitó ante la justicia federal la inhabilitación de una estricta ley contra la inmigración que entrará en vigencia a partir del 1 de septiembre.

La moción fue presentada el jueves ante un tribunal federal en Huntsville por los mismos grupos que han interpuesto una demanda contra la ley. Tanto adversarios como partidarios dicen que es la legislación de su tipo más estricta en el país.

La nueva objeción califica a la ley como inconstitucional y pide a la jueza Sharon Blackburn que la inhabilite para no perjudicar a los residentes de Alabama.

La ley permitiría a la policía detener a las personas que sospechen puedan ser inmigrantes que entraron al país sin autorización legal después de una infracción de tránsito. También exige a las escuelas informar sobre la situación migratoria de los estudiantes, y hace ilegal transportar o dar refugio a sabiendas a un inmigrante que haya entrado al país sin permiso.